Advertisement

Un juez federal estadounidense acató el martes el pedido de 26 gobernadores y bloqueó la aplicación de decretos migratorios anunciados en noviembre por el presidente Barack Obama, aunque la Casa Blanca reforzó que apelará esa decisión.

“La ley está de nuestro lado y la historia está de nuestro lado; vamos a apelar” esa decisión, dijo Obama, denunciando la decisión tomada el lunes por el juez Andrew Hanen del tribunal federal de Brownsville (Texas).

Advertisemen

“No es la primera vez que un juez bloquea o intenta bloquear algo que al final resulta legal”, añadió.

Hanen cuestionó la autoridad del presidente Obama para adoptar medidas por decreto, y por ello bloqueó todo el proceso de regularización de inmigrantes hasta que una corte decida sobre la constitucionalidad de la iniciativa presidencial.

De esa forma, detuvo momentáneamente un proceso puesto en marcha por el Gobierno para evitar la deportación de un contingente estimado de entre 4 y 5 millones de los 11 millones de inmigrantes en situación irregular en Estados Unidos.

“Es preferible determinar la legalidad de estas acciones antes de que se decidan los destinos de más de 4 millones de personas”, sentenció el lunes el juez.

El Servicio de Inmigración y Ciudadanía (Uscis, dependiente del Departamento de Seguridad Interna) tenía previsto comenzar a recibir y procesar, a partir de hoy las demandas de regularización de personas que ingresaron como menores de edad (DACA), y a partir de mayo, de los padres (DAPA) de ciudadanos o residentes estadounidenses.

Jóvenes indocumentados en EEUU reconocieron ayer que, aunque ha sido un duro golpe la decisión judicial, prometen luchar para defenderse de estos ataques antiinmigrantes.

“La Acción Diferida (DACA) es todo ahorita para mí, porque me está dando la oportunidad de ir a la universidad”, dijo a Efe Dennis Melara.

Este salvadoreño de 20 años es uno de los más de 5 millones de indocumentados favorecidos por las medidas ejecutivas anunciadas en noviembre por Obama y que esperaba hoy tramitar su permiso de trabajo. La batalla de este joven comenzó hace seis años cuando dejó a sus padres en El Salvador y viajó a California, donde se convirtió en uno de los mejores jugadores de fútbol americano de las escuelas de Los Ángeles.

México y Centroamérica lamentan la suspensión

Bogotá | Efe

Los Gobiernos de México, Guatemala, El Salvador y Honduras lamentaron ayer la decisión de un juez federal de Texas. Tras el anuncio de Andrew Scott Hanen, la Cancillería mexicana dijo que los programas suspendidos “significan un remedio migratorio justo para millones de familias y que podrían potenciar las significativas contribuciones de los migrantes mexicanos a la economía y sociedad estadounidense”.

Además, la Administración de Enrique Peña Nieto hizo un llamado a la comunidad mexicana residente en EEUU a mantenerse informada sobre el desarrollo del proceso de revisión de esta decisión judicial “por medio de fuentes oficiales, así como de los 50 consulados”. La misma recomendación hicieron a sus ciudadanos Guatemala, El Salvador y Honduras.

Nueva York se unió también a las voces en contra de la decisión de suspender temporalmente las medidas sobre inmigración y el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, destacó que la acción ejecutiva del presidente Obama “es lícita y consistente con los valores de este país de compasión, inclusión y libertad”.

Juez de EEUU bloquea medidas migratorias