Advertisement

Luego de varios intentos durante la administración pasada, la Ciudad de Miami finalmente optó por eliminar el controvertido uso de cámaras en los semáforos para multar a los infractores de la luz roja.

La Comisión de Miami tuvo esta vez los votos necesarios y falló eliminar el sistema de multas unido al uso de cámaras en los semáforos. Sesenta días después de la notificación del administrador de la ciudad y de la abogada del municipio, este programa llegará su fin y, por lo tanto, se desconectarán las cámaras rojas en las intersecciones donde se encuentren.

Advertisemen

El nuevo alcalde de Miami, Francis Suárez, que durante su campaña electoral prometió “acabar con las camaritas”, tuiteó sentirse feliz por la decisión de la Comisión por tratarse de una normativa “necesaria para defender a las personas más vulnerables de Miami ante las abusivas multas”.

El nuevo comisionado del municipio, Joe Carollo, tenía otra resolución que competía con la del alcalde. Los dos llegaron a la conclusión, en un diálogo público en la reunión de la comisión de este jueves, que se dejaba la de Suárez, la cual fue aprobada por unanimidad.

“Es la primera propuesta grande que se aprueba en la primera reunión de la comisión”, indicó el alcalde. “Miami es una ciudad pobre, vive de su sueldo, no puede pagar la renta. Todos los estudios que he visto indican que los accidentes se han incrementado con las camaritas”, añadió.

Sin embargo, una investigación de la Universidad Internacional de la Florida de 2015 sobre el impacto de las “camaritas” en áreas del condado Miami-Dade aclaró que esos dispositivos sí redujeron las infracciones de pasarse los semáforos en rojo, aumentó los choques por detras de conductores que frenan de manera intempestiva, para evitar cruzar el semáforo en rojo, y los cchocan por detrás.

“A pesar de un número limitado de estudios comparativos, las camaras rojas han mostrado una reducción en infracciones, choques y heridos en las intersecciones”, señaló el estudio de FIU.

Diario de las Américas