Home Noticias Las 4 opciones no militares para hacer frente al último desafío nuclear...

Las 4 opciones no militares para hacer frente al último desafío nuclear de Corea del Norte

SHARE

El último ensayo nuclear de Corea del Norte el pasado domingo volvió a disparar las alarmas en Washington D.C. y en los países vecinos de la nación asiática.

Después de la detonación de lo que los medios oficiales de Pyongyang presentaron como una bomba de hidrógeno en el área de ensayos nucleares de Punggye-ri, el presidente estadounidense Donald Trump convocó a sus asesores militares para ser informado de las opciones disponibles.

A la reunión siguió un anuncio del secretario de Defensa, James Mattis, advirtiendo de “una respuesta militar masiva” si Kim Jong-un se atreve a atacar a Estados Unidos o a sus aliados en la región.

Pero no es la primera vez en las últimas semanas que EE.UU. amenaza a Corea del Norte con acciones militares que, finalmente, no se materializaron.

on muchos los analistas que subrayan los peligros de una intervención militar contra Pyongyang y de los devastadores efectos que podría tener su respuesta.

Así que el camino que parece abrirse paso, al menos de momento, es el de la presión política y diplomática.

Estas son las opciones probables sin recurrir al uso de la fuerza.

Como suele suceder siempre que Corea del Norte lleve a cabo alguno de sus ensayos nucleares, contraviniendo así las resoluciones de Naciones Unidas, el Consejo de Seguridad se reunió de urgencia para abordar una respuesta.

La representante de Estados Unidos, Nikki Haley, urgió a los estados del Consejo de Seguridad a adoptar “las medidas más fuertes posibles”.

La diplomacia estadounidense presentará un nuevo borrador de resolución que incluirá, previsiblemente, una nueva ronda de sanciones contra Pyongyang.

La pregunta es si más represalias serán efectivas.

La ONU ya adoptó siete tandas anteriores de sanciones, a las que hay que sumar las impuestas a su vez por Estados Unidos o la Unión Europea y sus estados miembros, y ninguna sirvió para que Kim Jong-un renuncie a su programa de desarrollo nuclear.

ncluso después de que China, su histórico gran valedor, cambiara su política en 2006 y empezara a votar a favor de las sanciones en el Consejo de Seguridad, Corea del Norte se ha mostrado muy resiliente.

Pese a la opacidad oficial, las informaciones disponibles indican que la economía del país está creciendo gracias a las medidas liberalizadoras puestas en marcha por Kim Jong-un desde que asumió el poder en 2011.

SHARE