Advertisement

En una conferencia de prensa conjunta, la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, y el canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, leyeron (en inglés y farsi) los puntos principales del acuerdo alcanzado por el Grupo 5+1 (Estados Unidos, Reino Unido, Rusia, China y Francia + Alemania) y la República Islámica en las negociaciones.

Según el acuerdo, cuyos detalles técnicos y legales se negociarán de aquí al 30 de junio, Irán sólo mantendrá activa la instalación nuclear de Natanz, mientras que la planta subterránea de Fordow, adonde enviarán el uranio enriquecido, será convertida en un laboratorio de investigación, explicó Mogherini.

Advertisemen

“Este es el mejor resultado posible”, afirmó, por su parte, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, quien aseguró que Irán reducirá las reservas de uranio enriquecido en un 98% durante 15 años.

Asimismo, la República Islámica rebajará en más de dos tercios (de 19.000 a 6.000) las centrifugadoras de sus instalaciones, que durante los próximos 25 años serán supervisadas por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

La OIEA tendrá permitido utilizar tecnología más moderna y tendrá mayor acceso a las plantas iraníes para investigar las posibles dimensiones militares del programa nuclear de Teherán.

La OIEA tendrá permitido utilizar tecnología más moderna y tendrá mayor acceso a las plantas iraníes para investigar las posibles dimensiones militares del programa nuclear de Teherán

En cuanto a la planta de agua pesada de Arak, será remodelada por una sociedad internacional para evitar que allí pueda producirse plutonio, y todo el combustible existente será exportado.

El documento del acuerdo agrega que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas adoptará una nueva resolución sobre la cuestión nuclear que incluya una posición sobre el punto que más interesa a Irán: la eliminación de las sanciones económicas que ahogan su economía.

Mogherini expresó que la Unión Europea garantizará la eliminación de las sanciones aunque no precisó una fecha.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien tras el esperado anuncio habló desde Washington ante la prensa dijo que las sanciones comenzarán a levantarse “por etapas” a medida que el pacto se vaya cumpliendo.

No obstante, aclaró que las penalidades que se eliminarán son las relacionadas con la cuestión nuclear, pero no incluye las impuestas por el presunto apoyo de Irán al terrorismo internacional.

El Secretario de Estado norteamericano, quien también participó de las negociaciones en Lausana, habló poco después de la comparecencia de Obama, para destacar que el acuerdo final del 30 de junio “no dependerá de promesas, sino de evidencias”, informó la agencia de noticias EFE.

Además, emitió un comunicado junto con Zarif, en el que aseguran que en el futuro “habrá un exhaustivo levantamiento de todas las penalidades” sí Irán cumple con el pacto.

Luego de varias prórrogas, las partes en conflicto lograron el principio de acuerdo necesario para continuar con los contactos que permitan, antes del 30 de junio, sellar un acuerdo final que ponga fin a una década de disputas.

Las seis potencias mundiales e Irán llegaron a un acuerdo nuclear