Home Deportes LeBron James: Nostalgia por el regreso

LeBron James: Nostalgia por el regreso

SHARE

No habrá camisetas quemadas, abucheos ni insultos. El retorno de LeBron James por primera vez a Miami, ayer, pero como jugador de Cleveland, fue como el reencuentro de una pareja que se separó y que prefiere recordar la época feliz que la amargura de la despedida.

El Heat le regaló a James por el Día de Navidad una calurosa bienvenida oficial con video de reconocimiento incluido por sus cuatro años, cuatro finales y dos títulos. Al fin y al cabo, es mejor un James compungido, misericordioso y navideño que uno rabioso para el duelo contra los Cleveland Cavaliers.

Otra cosa será lo que haga afición. Habrá abucheos, pero muchos pensarán como Dwyane Wade, que pide aplausos aunque renunciara a su contrato para dejar espacio salarial a James. Al final, se redujo el salario, pero su “hermano” se marchó igualmente de vuelta a Cleveland.

“Habrá división de opiniones. Yo creo que debería ser recibido de forma diferente. Alcanzamos cotas que no habíamos visto hasta que él no vino”, dijo Wade en una entrevista la pasada semana con ESPN. “Creo que debería ser recibido muy bien al comienzo del partido. Luego, cuando el partido empiece, que los fans hagan lo que tengan que hacer”, agregó.

El regreso a Florida de James es un gran argumento en el relato de la NBA, de ahí que fuera uno de los puntos fuertes de la gran jornada navideña de ayer con cinco partidos de alto nivel.

Pero quien espere una agria historia de desamor, se equivoca. Solo se odia a lo que se amó con intensidad y ahí entra en juego la poca pasión de la afición de Miami hacia su equipo. Buena parte de la hinchada se perdió el mítico triple de Ray Allen en el sexto partido de la final de 2013 ante San Antonio Spurs.

Parecía todo perdido y había que evitar el atasco para volver a casa. El Heat ganó aquel partido en unos últimos segundos de infarto, luego el séptimo encuentro y así el segundo título de la era James.

En cambio, Cleveland fue un polvorín contra su ídolo cuando volvió con la camiseta del Heat el 2 de diciembre de 2010. Y estalló de devoción por el retorno del hijo pródigo anunciado el 11 de julio.

Tras cuatro años de éxitos en Florida con cuatro finales y dos títulos, James volvió con el amor de toda su vida, el primero, quizás el último y seguro el más auténtico. Su retorno a casa dejó en Miami alguna tímida protesta, camisetas con el número 6 a la espalda rebajadas al 50 % y agradecimiento a Wade por sí quedarse.

“Decir que no he pensado en el regreso sería una mentira. Va a ser genial volver a esa cancha con esos aficionados increíbles, y volverán los recuerdos de haber sido parte de ese equipo cuatro años”, dijo James el martes tras el triunfo de Cleveland. “Me emocionará revivir muchos momentos en mi cabeza”, agregó.

Los resultados de Miami (13-16), incluida la derrota del martes en casa ante Philadelphia, el peor equipo de la NBA, ayudan a justificar la salida de James, que sueña con un título con los Cavaliers (17-10).

A pesar de estar aún en proceso de creación, el trío formado por Kevin Love, Kyrie Irving y James promete mucho más que el Heat de Wade y Chris Bosh, que se ha perdido seis partidos seguidos por lesión, incluido el de ayer.

Nostalgia por el regreso. Miami recibió a LeBron James con Cleveland con un homenaje. LeBron James regresó ayer a Miami, pero esta vez enfundado en la camiseta de otro equipo

SHARE