SHARE

Por: ANDRÉS ARAGÓN

Hace cuatro años LeBron James se marchó de casa para hacerse campeón y hombre, para lanzarse en persecución de anillos con los que alimentar un palmarés que la historia exige llenar. Conquistó dos de cuatro posibles, cuatro de cuatro Finales disputadas con los Miami Heat. Saciado el primer sorbo, retoma el objetivo que dejó incompleto: reinar en casa. El cuatro veces MVP anunció su regreso a los Cleveland Cavaliers en una carta abierta publicada este viernes en la revista ‘Sports Illustrated’.

“Mi relación con el noreste de Ohio es mucho mayor que el baloncesto. No me di cuenta de eso hace cuatro años. Ahora sí”, arranca una carta en la que LeBron James se proclama hijo de su tierra. “Cuando dejé Cleveland, tenía una misión. Perseguía títulos y ganamos dos. Pero Miami ya conocía ese sentimiento. Nuestra ciudad no lo ha tenido en mucho, mucho, mucho tiempo. Mi meta todavía es ganar el mayor número de títulos posibles, pero lo más importante es traer uno al noreste de Ohio”, afirma en un desafío contra una de las maldiciones más conocidas del deporte norteamericano: Cleveland no celebra un título desde que los Browns ganaron la NFL en 1964.

La noticia sella la reconciliación de una ruptura traumática. En 2010 LeBron James anunció su éxodo al sur de Florida en un programa televisado a nivel nacional por la ESPN. Aquel episodio provocó una oleada de protestas entre los aficionados de Ohio, que tomaron su marcha como una traición y las formas como un espectáculo innecesario. Hubo quien quemó camisetas del que fuera su ídolo. También abucheos en sus primeras visitas. El todavía hoy propietario de la franquicia emitió un comunicado atacando al jugador que esta misma semana ha sido retirado de la página web del equipo. “Me he reunido con Dan [Gilbert], cara a cara, hombre a hombre, y lo hemos hablado. Todo el mundo comete errores. Yo también los he cometido. ¿Quién soy yo para guardar rencor?”, zanja James.

Con atención a ese momento que él mismo ha reconocido como un error, LeBron James ha manejado esta nueva salida al mercado en un tono muy distinto al de 2010: su agente Rich Paul se reunió en Ohio con representantes de cinco franquicias (Cleveland Cavaliers, Phoenix Suns, Houston Rockets, Dallas Mavericks y Los Angeles Lakers), mientras que el propio jugador se reunió en Las Vegas con el que ha sido su equipo durante las últimas cuatro temporadas, los Miami Heat. Frente a la sobreexposición de un programa especial de televisión, ha optado por una carta abierta redactada junto al periodista Lee Jenkins.

Cierra una herida pero queda otra que aún deberá esperar su tiempo. LeBron James fue arrollado por los San Antonio Spurs en las únicas Finales que disputó como jugador de los Cleveland Cavaliers. Era 2007 y sólo su cuarta temporada como profesional con 22 años. Llegó demasiado lejos demasiado pronto y las torpes decisiones en los despachos -junto al renacimiento de los Boston Celtics- impidieron repetir candidatura hasta su marcha en 2010. Regresa cuatro temporadas más tarde, de nuevo atropellado por San Antonio pero en el punto más álgido de su carrera y con dos anillos que enterraron el tierno dominio de aquellos años.

A las órdenes de David Blatt

La decisión de LeBron James clausura el ‘Big Three’, uno de los experimentos más poderosos que ha vivido la NBA moderna. Su conjunción con Dwyane Wade y Chris Bosh alumbró un baloncesto hiperatlético, que durante las temporadas de sus dos anillos alcanzó la plena comunión en defensa y un ataque que iba más allá de las posiciones. La salida al mercado de las tres estrellas se interpretó como un paso previo a una renovación que hiciera posible reestructurar la plantilla después de verse atropellados por los San Antonio Spurs en las últimas Finales. La salida del ‘Rey’ abre una partida de ajedrez que tendrá por tablero la NBA.

LeBron James regresa a Cleveland con la esperanza de romper el círculo vicioso que abrió su marcha en 2010. Durante estos cuatro años los Cavaliers han sido el peor equipo de la liga, aunque los desastrosos resultados han permitido la elección en el draft de jugadores como Kyrie Irving -recién renovado por cinco temporadas y 90 millones de dólares- o Andrew Wiggins que alimentan ahora la perspectiva de futuro de la franquicia.

En el movimiento que hará caer el resto de piezas del dominó en el mercado, LeBron James abandona un equipo campeón para enseñar a ganar a otro. Su llegada acelera el paso de un proyecto ilusionante que Cleveland había puesto en manos de David Blatt, lo más parecido a un entrenador europeo que ha conocido la NBA. En sólo unos meses habrá pasado de ganar la Euroliga a estar en el centro de atención junto al mejor jugador del planeta. “En el noreste de Ohio no te regalan nada. Tienes que ganártelo todo. Tienes que trabajar por lo que tienes. Estoy preparado para aceptar el reto. Vuelvo a casa”.

LeBron James vuelve a casa

SHARE