Home Deportes Lo que debe asustar más a los Broncos es la madurez de...

Lo que debe asustar más a los Broncos es la madurez de Cam Newton

SHARE

Cameron Newton está corriendo en el campo abierto con sus ojos puestos en la zona de anotación. Entre él y su objetivo, un profundo es el único capaz de evitar lo inevitable.

La pregunta es si Newton buscará saltar por encima de su rival o si decidirá pasarlo por encima a pura potencia.

Secretamente, el profundo prefiere que el mariscal de los Carolina Panthers se decida por la primera opción. Después de todo, nadie quiere estar del otro lado de una colisión con un hombre que mide 65 y pesa 245 libras.

“Soy un mariscal afro-americano que asusta a la gente porque nunca han visto a nadie como yo”, sentenció Newton en la semana previa al partido más importante de su carrera.

De más está decir que Newton está rompiendo con el molde en la posición.

Pero no es por una cuestión de raza. Aquellos que vinculaban el color de la piel como un impedimento para jugar la posición de mariscal alegando “falta de inteligencia”, son tan ignorantes que ni les voy a dedicar ni un segundo más de mi saliva.

 

La cadena CBS tendrá la cobertura del Super Bowl 50 en inglés en EE.UU.
La realidad es que las dudas sobre Newton y su potencial éxito en la NFL siempre estuvieron presentes, y si uno se pone a pensar, los cuestionamientos eran válidos.

Luego de transferirse de la Universidad de Florida a la de Auburn, jugó una sola temporada con los Tigers, aunque siendo justos se coronó campeón. No obstante, quedaba la duda de si Newton era cosa de apenas un año, y si podía aspirar al éxito sostenido.

Sobre todo porque probablemente apenas un 15 o 20 por ciento del libreto de jugadas que llevaba a cabo en Auburn podrían transferirse a la NFL.

Sin embargo, llegó su momento de oro con los Carolina Panthers y estuvo a la altura de las circunstancias. A tal punto que se convirtió en el primer mariscal de la historia en lanzar para más de 4000 yardas en su primera temporada, lanzó para más de 400 yardas en su primer partido –más de 120 yardas que Peyton Manning en su debuty rompió el récord de 61 años que le pertenecía a Otto Graham. Como si fuera poco, se convirtió en el primer novato en correr para más de 700 yardas y anotó 14 touchdowns por esa vía; más que cualquier otro mariscal en la historia de la liga.

La blanca sonrisa de Newton se podía ver desde la Costa Oeste, y el llamado al Pro Bowl fue tan obvio como productivo para el oriundo de Atlanta.

Y aquí es donde entra en escena otro de los grandes cuestionamientos que Newton acarreaba consigo al llegar a la NFL: su madurez.

Los Pro Bowl no son conocidos por los duros golpes, de hecho si algo buscan los jugadores además de disfrutar del precioso Hawaii, es evitar potenciales lesiones.

No obstante, cuando le tocó el turno a Newton de estar detrás de centro en aquel juego de exhibición, fue golpeado vilmente por Von Miller y Antonio Smith, y no fue por casualidad.

“Fue un #$%%$”, declaró un jugador que prefirió mantenerse en condición de anonimato. “Se creía que era el más grande la historia”.

Y luego de que Newton le negara autógrafos a algunos jugadores que le habían pedido una firma para sus respectivos hijos, incluyendo al legendario Ray Lewis, sus colegas se lo tomaron personal y decidieron sacar sus frustraciones en el emparrillado.

Un par de años más tarde, el propio Newton admitió que “no se comportó de la mejor manera” y que “fue un paso necesario en su proceso de maduración”.

Lo que debe asustar más a los Broncos es la madurez de Cam Newton

SHARE