SHARE

El proyecto de ley de salud republicano en el Senado aseguraría a 22 millones de personas menos que la ley vigente al cabo de una década, según un análisis realizado el lunes por la Oficina de Presupuesto del Congreso. Quince millones más de personas no estarían aseguradas el próximo año.

El proyecto de ley republicano, titulado Better Care Reconciliation Act, ahorraría $ 321 mil millones en el mismo período gastando $ 1 billón menos en atención médica y utilizando los ahorros para derogar los impuestos de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio -conocida como Obamacare- lo que benefician principalmente a individuos ricos y a compañías médicas.

Además de aumentar el número de estadounidenses no asegurados, el plan también aumentaría los deducibles en grandes cantidades y reduciría el gasto de Medicaid en un 26% para 2026 en comparación con la ley vigente.

Por otro lado, lograría los tradicionales objetivos conservadores de gastar menos en los servicios sociales, reducir las tasas impositivas sobre los altos ingresos y las empresas y reducir las regulaciones sobre qué tipo de planes los aseguradores deben proporcionar y cuánto se les permite beneficiarse de los consumidores.

Aquí un vistazo mirada a lo que la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) dice que haría el proyecto de ley si se aprobara.

Medicaid

El proyecto de ley del Senado transforma el Medicaid limitando la cantidad de dinero que los estados reciben por persona y aumentando el gasto a un ritmo más lento que la ley actual. También termina la expansión de Medicaid de Obamacare a las personas con ingresos por debajo del 138 por ciento de la línea de pobreza federal, alrededor de $ 16,500 para individuos, durante un período de varios años.

En conjunto, estos cambios reducirían el gasto por $ 772 mil millones en Medicaid durante la próxima década. Pero los recortes se harían más profundos con el tiempo, ya que el Senado coloca el aumento de los gastos por Medicaid a un ritmo más lento que el proyecto de ley de salud de la Cámara, a partir de 2025.

El informe de CBO pronosticó que los estados responderían a estos recortes de varias maneras: podrían reducir los pagos a los proveedores, y estos podrían ser más reacios a admitir pacientes. Podrían reducir los beneficios para los beneficiarios de Medicaid, como residentes de hogares de ancianos y personas con discapacidades. O podrían cambiar la elegibilidad para beneficios para inscribir a menos personas.

De los 15 millones de personas que ya no estarían con Medicaid como resultado de la ley, CBO pronosticó que la mayoría no compraría cobertura privada, ya que el proyecto de ley del Senado les animaría a comprar planes cuyas primas y deducibles son demasiado altos para ser opciones atractivas.

Primas y deducibles

Sin tener en cuenta los subsidios para comprar seguros, el proyecto de ley inicialmente causaría que las primas aumentaran, pero finalmente las dejaría un 20 por ciento más bajas en 2026.

Esto viene a ser una compensación, sin embargo: la reducción se debe principalmente a que el seguro cubrirá menos costos de bolsillo y tratamientos. Tampoco tiene en cuenta las subvenciones que las personas reciben para comprar un seguro y pagar los costos de su propio bolsillo, que cambiarían sustancialmente.

El proyecto de ley del Senado utiliza una estructura similar a Obamacare para ayudar a las personas a comprar un seguro basado en sus ingresos. Sin embargo, los beneficios son menos generosos en general y apuntan a la compra de seguros menos integrales con deducibles más altos. La ley también termina los subsidios que reducen los deducibles para los clientes de bajos ingresos.

El proyecto de ley proporciona subsidios basados ​​en los ingresos para que las personas compre un seguro que cubra el 58 por ciento de los costos médicos en promedio, frente a 70 por ciento bajo la ley actual. La CBO observa que los deducibles ascenderían a alrededor de $ 6,000 para individuos frente a $ 3,600 si los cambios se aplicaran a planes comparables hoy.

El proyecto de ley también permite a los estados a renunciar a los requisitos de Obamacare de que las aseguradoras cubran “beneficios esenciales de salud”, un conjunto de 10 amplias áreas como hospitalización o medicamentos recetados.

Según la CBO, esto aumentaría los costos de bolsillo para las personas cuyos planes no cubren ciertos tratamientos e impondría límites anuales y de por vida a su cobertura, que fueron prohibidos bajo Obamacare.

Pero los cambios no serían iguales para todos, y la CBO observa que el proyecto de ley haría el seguro de salud menos asequible para los clientes de más edad y de bajos ingresos entre las edades de 50 y 64.

Las aseguradoras podrían cobrar a los clientes mayores cinco veces más que a los más jóvenes, en comparación con tres veces más bajo la ley actual. Estos clientes mayores también tendrían que pagar una mayor parte de sus ingresos en sus primas en comparación con la ley actual.

Según la CBO, una persona de 64 años que gana $ 26,500 bajo la ley actual pagaría $ 1,700 en primas por un plan que cubre un promedio de 87% de sus gastos médicos en 2026 una vez que se toman en cuenta los subsidios son factorizado. Pero bajo el proyecto de ley del Senado, el mismo individuo de 64 años pagaría $ 6,500 por un plan que cubriría sólo el 70 por ciento de sus gastos.

El proyecto de ley del Senado también reduce los subsidios a las personas que representan el 350 por ciento del nivel de pobreza federal, alrededor de $ 42,000 por individuo, frente a aquellos que representan el 40 por ciento del nivel federal de pobreza bajo Obamacare, alrededor de 48 mil.

Eso hace que el aumento de las primas sea el más elevado para las personas mayores que no están dentro del nuevo límite de ingresos: una persona de 64 años que ganara $ 56,800 en 2026 pagaría $ 4,400 por un plan que cubriría el 60% de sus costos bajo Obamacare.

Bajo la ley del Senado, pagarían $ 16,000 por un plan similar que cubriría el 58% de los costos.

Por el contrario, la diferencia sería menor para los clientes de mediana edad y podría incluso producir ahorros para algunos más jóvenes. Un hombre de 40 años que gana $ 26,500 pagaría $ 1,700 por un plan que cubre el 87% de sus gastos bajo Obamacare y $ 3,000 para un plan que cubría el 70% de sus gastos. En promedio, los de 21 años o de 40 años de edad que ganan demasiado para calificar para subsidios pagarían un poco menos por los planes que bajo la ley actual.

Algunos clientes de muy bajos ingresos se beneficiarían, sin embargo, porque cierra una brecha en los estados que no ampliaron Medicaid que hizo que algunas personas tuvieran ingresos muy elevados para calificar para el programa y muy bajos para calificar para subsidios.

Estabilidad del mercado

Los republicanos partidarios del proyecto legislativo del Senado han argumentado que sus cambios son necesarios para estabilizar el mercado de seguros individuales, donde las primas se dispararon el año pasado y las aseguradoras están ansiosas por participar el próximo año en medio de la incertidumbre respecto a lo que será la reforma de salud.

Pero la CBO describió el mercado en términos algo similares bajo el proyecto legislativo del Senado y la ley actual. En ambos casos, el mercado estaría en gran parte estable, pero en ciertas zonas escasamente pobladas con elevados costos médicos, las aseguradoras se negarían a participar o incrementarían las primas.

De hecho, hay maneras en que CBO predice que ;a propuesta del Senado podría hacer esta situación más probable. Debido a que menos personas se inscribirían para la atención de salud en general, podría provocar que el mercado resultara demasiado pequeño para ser viable a las aseguradoras.

Los Estados también podrían renunciar sustancialmente a los beneficios esenciales de salud de Obamacare reinstaurarlos en las zonas rurales que carecen de planes, pero que estos cambios podrían hacer que los planes completos sean “extremadamente caros” para las personas que necesitan cierto tratamiento.

Impuestos

El proyecto legislativo del Senado elimina una variedad de impuestos y honorarios empleados para pagar por Obamacare, incluyendo un recargo sobre los ingresos y las ganancias de las inversiones de familias que ganan más de $250,000 dólares anuales, los impuestos sobre las compañías médicas y las penalidades por no tener seguro. En general, reduciría la cantidad de dinero que el gobierno federal aporta en $701,000 millones durante 10 años.

Cómo se compara con la propuesta de la Cámara

La mayor diferencia radica en los subsidios privados. El proyecto legislativo de la Cámara estipuló una cantidad ajustada en base a la edad que se aplicaba por mayores ingresos, pero la cifra no cambiaba si las personas vivían en una zona donde las primas de seguro eran demasiado altas para poder cubrirse.

Los subsidios del proyecto legislativo del Senado aumentan para cubrir el costo del seguro, lo que significa que gastan más en los clientes de bajos ingresos, pero menos en los clientes de mayor ingreso y en total.

El proyecto del Senado reduce el gasto en subsidios privados en $402.000 millones de dólares en una década, frente a los $276,000 millones de dólares que comprende el proyecto legislativo de la Cámara de Representantes.

Los recortes al Medicaid en el proyecto legislativo del Senado son más profundos a largo plazo, pero un poco más graduales a corto plazo. Sin embargo, la CBO solo prevé ahorros en un período de más de 10 años, lo que significa que los recortes más severos no aparecen en el proyecto central.

En general, el efecto sobre el número de personas sin seguro es similar. El proyecto de ley de la Cámara asegurará a 23 millones de personas menos que la ley actual, mientras que el proyecto del Senado aseguraría a 22 millones menos.

El proyecto de ley de la Cámara recortó los déficits en $119.000 millones de dólares durante la próxima década, lo que el Senado tiene que igualar para cumplir con las normas presupuestarias.

Al reducir el déficit en $321,000 millones de dólares, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, tiene un margen para gastar más en una versión final, tal vez en acuerdos para atraer moderados con una ayuda un poco más generosa para el cuidado de la salud.

SHARE