SHARE

En el libro La Promesa de la Psicología de la Energía —Herramientas Revolucionarias para un Dramático Cambio Personal, uno de sus autores, el doctor David Feinstein, cuenta que un reportero del New York Times, llamado James Reston, que acompañaba a Henry Kissinger en una visita a la China comunista, en 1971, tuvo un ataque de apendicitis y los médicos chinos lo operaron de emergencia. Reston empezó a sufrir agudos dolores abdominales como consecuencia de la operación. Para aliviarlo, los chinos lo trataron con acupuntura, un procedimiento de rutina en hospitales de ese país, y el dolor pronto desapareció. Al regresar a Estados Unidos, una gran ola de publicidad rodeó el tratamiento de acupuntura del reportero y su éxito.

Así comenzó la larga trayectoria de la acupuntura entre el publico norteamericano, ya que antes de eso, nadie le prestaba atención a los chinitos que decían curar muchos dolores con sus agujitas.

Pero para el año 2005, ya la Academia Americana de Acupuntura Médica contaba con más de 1.600 médicos miembros, y la Organización Mundial de la Salud produjo una lista de más de medio centenar de condiciones para las que se creía que la acupuntura era eficaz.

Sustituyendo las agujas

Mientras que la acupuntura utiliza agujas, algunos médicos occidentales, como el psicólogo de California, Roger Callahan y el psiquiatra australiano, John Diamond, se dieron cuenta que utilizando los meridianos (que son los puntos de acupuntura), podían crear procedimientos menos invasivos, como dar golpecitos con los dedos o masajear esos puntos en la piel.

La medicina China dice que el cuerpo está compuesto de ríos y centros de energía, que interactúan con las células, órganos, estados de ánimo y con nuestros pensamientos.

Según ellos, la enfermedad física sucede cuando la energía se traba y no puede recorrer el cuerpo correctamente. Si uno puede “limpiar” el camino por donde debe correr la energía, se puede mejorar la salud, las emociones y los estados de ánimo.

Las energías del cuerpo no son más que impulsos electromagnéticos, que pueden ser registrados por una prueba de resonancia magnética o EEG. Pero, además, existen energías más sutiles, que los instrumentos científicos existentes no pueden detectar. Culturas como la china y la india, que están más cerca de la naturaleza, han desarrollado modos de trabajar con esas energías sutiles, como la acupuntura, el tai-chi, yoga y qi gong, y otras.

La psicología energética funciona dentro del contexto de los principios psicológicos establecidos en el occidente, pero utiliza esos conocimientos milenarios de la medicina asiática. Según los autores del libro mencionado, al estimular los puntos de energía en la piel, o sea, lo que los chinos llaman los meridianos, junto con determinadas actividades mentales, se puede cambiar instantáneamente la electroquímica del cerebro para superar problemas físicos y emociones no deseadas. La semana próxima veremos como una mujer africana que sufría de terror a las serpientes, termina acariciando una, sólo después de una sección de terapia de la Energía.

Todos los derechos reservados. Para reproducir este artículo, por favor, de el crédito correspondiente de la autora y el medio donde lo leyó.

Ejercicio

¿Cuánto te sirves de tu intuición?

Las personas inteligentes usan su intuición para tomar decisiones, evitar el peligro, mejorar su carrera, su salud, encontrar su amor, y realizar sus sueños. Toma esta prueba para ver cuán intuitiva(o) eres.

Responde: siempre, a veces, o nunca.

-Cuando conoces a alguien ¿sabes enseguida si es confiable?

-¿Con qué frecuencia a tomas decisiones correctas desde el principio?

-En una negociación ¿te pueden persuadir de otras ideas?

-¿Puedes detectar enseguida si alguien está mintiendo?

-En una discusión con tu cónyuge ¿escuchas sus puntos de vista o sólo quieres demostrar los tuyos?

-En momentos de inquietud física ¿eres capaz de escuchar lo que tu cuerpo está tratando de decirte?

-¿Recibes al despertar ideas que de pronto resuelven problemas importantes?

-Al comprar algo ¿estás segura de que es una decisión sabia, o tonta?

-¿Eres lo suficientemente segura como para actuar con libertad y valentía en tus instintos?

-¿Eres capaz de sentir si algo va mal con alguien o en tu vida?

-¿Sabes exactamente lo que quieres y lo que no quieres en la vida?

Si contestaste que sí, o siempre, a las preguntas anteriores, felicitaciones. Ya estás sintonizada(o) con tu intuición. Por eso estoy segura de que estás disfrutando de los beneficios que viene con la sintonización de esa guía interna natural. Sabes como encontrarte en el lugar correcto, en el momento adecuado, y cómo leer las señales de la vida con rapidez y precisión.
Ejercicio

Estudia las cuatro secuencias de abajo y predice los tres números o letras que deben seguir.

1-

13 -26 – 39 – – 52 – 65 _______

2-

C- F -I – L – O – R _____

3-

120 – 240 – 360 – 480 ______

RESPUESTAS

Si tu respuesta a los ejercicios 1- fue 78. 2- U y 3- 600, ¡felicidades! Observaste el patrón que las caracteriza. En la secuencia 1 el patrón revela que cada nuevo número se deriva mediante la adición de 13 al número anterior.

En la secuencia 2 el patrón es cada tercera letra del alfabeto. Y en la secuencia 3 el patrón se ve cuando se agrega 120 a cada número.

Los meridianos del Cuerpo  Psicología de la Energía (5)

SHARE