SHARE

¿Cómo influyen en nuestra personalidad?

La culpa mal dirigida es un sentimiento dañino para la estabilidad emocional, existe la posibilidad que en muchos casos sea injustificado y en otra circunstancia justificado, estas emociones que se adhieren a este sentimiento pueden ser autodestructivas y de autocastigo, esto va a depender de muchos factores; como las enseñanzas a tempranas edades, la cultura, la religión, los hábitos,  los modelos paternos, familiares, de amistad, la sociedad,  cultura, religión, en general los aprendizajes incorporados desde la niñez, los cuales  a su vez  formaron esquemas cognitivos referentes a variedades de temas que limitan las percepciones por dos rumbos solamente, es decir lo normal y lo anormal. Esta rigidez polarizada seria la impulsadora de la culpa y de la formación de personalidades distorsionadas.

¿Cómo funciona esto?

      Desde este punto de vista rígido, se dan las primeras experiencias de sentimientos de culpa disfuncionales, estos a su vez podrían influenciar profundamente en la autoestima de una persona y a la vez en las capacidades para lograr la felicidad.  Una personalidad influenciada y presionada por sentimientos de culpa disfuncionales no podrá completar sus anhelos por la optimización del estilo de vida que ese individuo requiere, luego de un real o irreal error.

Estos sentimientos de culpa disfuncionales provienen del mundo consciente o inconsciente de las experiencias del pasado y de los aprendizajes distorsionados en edades tempranas; según algunas teorías psicológicas. Es decir por ejemplo en la masturbación existe la tendencia de florecer sentimientos de culpa luego o antes del acto, si la persona no ha recibido instrucciones necesarias al respecto que lo hagan liberarse de sentimientos de culpa y tomar la situación masturbadora como un acto saludable para la persona que lo realiza, al repetirse la acción, se hace consciente y continua creciendo los sentimientos de culpa que desestabilizan la función adecuada de ese individuo/a su necesidad. El vandalismo o la delincuencia podrían tener atrás sentimientos de culpa inconscientes no solucionados, destructivos, despreciativos, hacia los demás y hacia la misma persona.  La víctima de violencia domestica o de algún tipo de abuso también podría estar experimentando sentimientos de culpa disfuncionales,  que lo o la llevan a aceptar el castigo por creer irracionalmente merecer esa vida de sufrimiento. En el homosexualismo también se ven arraigados muchos temores y sentimientos de culpa,  debido al qué dirán por ahí, o por el cómo  la sociedad los juzgara. Estas situaciones solo son unos cuantos ejemplos de lo que la culpa puede ocasionar en la personalidad. La culpa disfuncional no discrimina edad, genero,  posición social, etc., y podrían estar presentes en la personalidad por décadas y décadas, obstaculizando la plenitud de la vida de un ser humano.

 

 

¿Qué podemos hacer?

 

Es importante analizar que no existe nada normal o anormal, siempre en armonía, dentro de un contexto de  respeto propio y hacia los demás,  es necesario entender

que lo que para alguien es anormal para otra cultura, grupo social, religioso, etc.,  podría ser anormal. Por este motivo definir muy claramente que la palabra normal o anormal no tiene significado único, más bien es relativo al ambiente, a las circunstancias, a la sociedad, a los aprendizajes, etc., es elástico a lo que se experimente en el presente o lo que los grupos humanos experimentaron en el pasado.

     La culpa puede ser funcional si aprendemos  a dirigirla de la manera más saludable en relación a nuestras circunstancias.  También comprender que existe “la ley del error” como parte del proceso del ser humano, y si esa culpa proviene de un acto real, entonces que estoy haciendo para reconstruir el presente, no mirar atrás, solo utilizar las experiencias del pasado para mejorar el presente y el futuro. Incorporar nuevos esquemas cognitivos referentes a que como seres humanos tenemos el derecho a equivocarnos, pero también la responsabilidad de  reconstruir con consecuencias, esto podrá ayudar a disminuir sentimientos de culpa.  Pensar en lo que es saludable para mí  sin dañar a nadie o a nada, eso sería lo adecuado fuera de culpas disfuncionales, que impulsaran las fuerzas internas hacia la realización individual rumbo al éxito, a la felicidad en lo que se refiere al amor, el sexo, las relaciones, el trabajo, la cultura, la religión, etc.  Busque a su terapeuta preferido quien lo asesorara a reconstruir su vida.

Para preguntas, opiniones, sugerencias, petición de temas y comentarios; jalfredoecus@live.com

Los sentimientos de culpa

SHARE