Home Noticias Lucha contra MS-13 ahora es prioridad para justicia en EUA

Lucha contra MS-13 ahora es prioridad para justicia en EUA

SHARE

El secretario de Justicia, Jeff Sessions, prometió el lunes aplicar mano dura para desmantelar a la pandilla MS-13, cuyos miembros son sospechosos de varios homicidios en suburbios de la ciudad de Nueva York.

Sessions designó a la pandilla con vínculos centroamericanos como “prioridad” para la división contra el crimen organizado del Departamento de Justicia, que históricamente se ha encargado de combatir la venta de drogas y el lavado de dinero. La MS-13, o la Mara Salvatrucha, está bajo la mira de la gestión de Donald Trump desde que este millonario empresario hacía campaña para su candidatura.

Con la nueva designación se autoriza a los fiscales a echar mano de todos los instrumentos jurídicos disponibles sobre extorsiones, armas e impuestos contra la pandilla, declaró Sessions.

Los miembros de la MS-13 “violan, roban, extorsionan y asesinan brutalmente”, dijo Sessions en su discurso en la reunión de la Asociación Internacional de Jefes de Policía, en Filadelfia. “Con más de 40,000 miembros en todo el mundo, incluyendo 10,000 en Estados Unidos, la MS-13 amenaza la vida y bienestar de todas y cada una de las familias de las zonas que infestan”, agregó el funcionario.

La lucha contra la MS-13 se ha vuelto una de las prioridades del gobierno de Donald Trump, parte de sus medidas contra la inmigración por vías ilegales.

Integrantes de la pandilla son sospechosos de varios asesinatos notorios en Nueva York, Maryland y Virginia. La violencia de la MS-13 atrajo la atención de Trump después de que dos adolescentes fueron golpeadas y asesinadas a machetazos en Long Island, un suburbio de Nueva York.

Las dos jóvenes están entre 22 personas que al parecer fueron asesinadas por la MS-13 en Long Island desde inicios de 2016. La mayoría de las personas arrestadas en conexión con esos crímenes se encontraban ilegalmente en Estados Unidos, dijeron oficiales de la policía.

Tras asumir la presidencia, Trump pidió a las agencias federales de policía dedicar recursos al combate de pandillas transnacionales, entre ellas la MS-13. Pero esta nueva designación como prioridad permitirá a las autoridades ir contra el violento grupo con “renovado vigor y un enfoque más preciso”, declaró Sessions, quien visitó El Salvador en julio en parte para aumentar su entendimiento de cómo las actividades de la pandilla en el país centroamericano repercuten en la delincuencia en Estados Unidos.

Designar a una pandilla como la MS-13 como prioridad marca un cambio para las fuerzas antinarcóticos, dijo James Trusty, que dejó en enero el cargo de jefe de la unidad de crimen organizado y pandillas del Departamento de Justicia.

Algunos casos de la MS-13 están relacionados con narcotráfico, pero “cualquiera se vería en apuros para presentar pruebas de que la MS-13 forma parte de un cartel”, agregó. “Los aspectos más comunes en los juicios de integrantes de la MS-13 son cargos de homicidio e intimidación de testigos o venganzas, no de narcotráfico”, advirtió el experto.

La designación permite a los departamentos locales de policía solicitar recursos federales para pagar cuestiones como escuchas telefónicas, intérpretes y tiempo extra relacionado con casos que impliquen a la pandilla.

Antiinmigrante

Sessions además busca imponer reformas a los tribunales migratorios, según una publicación del Washington Post que retomó el periódico La Opinión, que cubre a la ciudad de Los Ángeles.

En un documento obtenido por el Washington Post, se indica que el Departamento de Justicia (DOJ, por sus siglas en inglés) “tiene la intención de implementar estándares numéricos de desempeño para evaluar el desempeño del juez”, es decir, implicaría evaluar a los jueces según la cantidad de casos que completen o la rapidez con que los decidan.

Ese plan fue calificado por la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración de “sentencia de muerte por independencia judicial”, porque a diferencia de otros jueces con jurisdicción en todo el país, los de inmigración son técnicamente empleados del DOJ.

La intención de Sessions es acelerar las deportaciones, como ya se había adelantado en otras publicaciones de La Opinión, a fin de dar seguimiento a las órdenes ejecutivas de Trump, que busca obstaculizar la inmigración por cualquier vía.

Aunque la mayoría de inmigrantes que logra llegar a Estados Unidos no tiene antecedentes de crímenes graves –dos de cada 10 los tiene–, el impacto que causan asesinatos como los de la pandilla empañan el trabajo y la imagen de los demás.

Ahora que la MS-13 se convirtió en prioridad para la seguridad pública de EUA, formarán grupos de trabajo formados por miembros del Buró Federal de Investigación (FBI) y de la Agencia Antidrogas (DEA), así como por fiscales. También contarán con el apoyo de otras instituciones como Hacienda, la Secretaría de Trabajo o el Servicio Postal.

 

SHARE