Home Noticias Marco Rubio ha soñado desde niño con derrocar a Fidel Castro

Marco Rubio ha soñado desde niño con derrocar a Fidel Castro

SHARE

El aspirante a la presidencia de Estados Unidos, Marco Antonio Rubio, nació en Miami, Dlorida, el 28 de mayo de 1971. Es hijo de un matrimonio cubano que abandonó la isla en 1956 para escapar de la pobreza, ambos obtuvieron la ciudadanía en 1975.

De niño, Marco le decía a su abuelo, un exiliado cubano, que algún día derrocaría a Fidel Castro y sería presidente de Cuba.

Bajo la influencia de su abuelo, que no hablaba inglés, se apasionó por la política. Fue seguidor del senador Edward Kennedy y admirador de Ronald Reagan.

Marco, es el segundo de cuatro hermanos está casado y tiene cuatro hijos. Habla inglés y un perfecto castellano.

Se graduó en el colegio South Miami Senior High School en 1989. Estudió en la Universidad de Florida y en la Universidad de Miami donde obtuvo su título de abogado.

Dos años después de graduarse como abogado, fue electo en 1998 para integrar el consejo municipal de West Miami.

Rubio fue miembro de la Cámara de Representantes de la Florida. Además fue portavoz del parlamento.

En 2010 se convirtió en el primer senador de origen cubano de la historia de Estados Unidos

Sin embargo, su candidatura para el Senado se vio empañada por investigaciones según las cuales podría haber utilizado su tarjeta de crédito del partido republicano para fines personales, sin haber declarado esos gastos a Hacienda, lo cual no ha sido comprobado.

Rubio, es del ala conservadora del Partido Republicano. Siempre ha condenado al gobierno cubano y asegura que no pisará Cuba mientras exista un Castro en el poder.

Él no oculta su rechazo a la apertura estadounidense con Cuba así como la situación que atraviesa Venezuela.

El 13 de abril en un mitin frente a la Torre de la Libertad de Miami, se convirtió oficialmente en el tercer candidato republicano tras Ted Cruz y Rand Paul.

A sus 43 años es el candidato más joven a la investidura republicana en las primarias con mira a las elecciones presidenciales de 2016.

Dice que se siente capaz para liderar a su partido como el verdadero defensor del sueño americano.

Sin embargo, nunca ha sido visto por la comunidad latina como un entusiasta defensor de la reforma migratoria impulsada por el presidente Barack Obama.

Considera que primero se debe asegurar la frontera con México antes de discutir y aprobar dicha reforma.

De acuerdo con los especialistas esa opinión podría ser uno de sus puntos débiles para convencer a los votantes latinos de su buena fe en materia migratoria.

SE LANZA A LA PRESIDENCIA

El senador Marco Rubio aseguró el pasado lunes ante una multitud de simpatizantes que la Casa Blanca no está reservada para los ricos y poderosos y que él, como hijo de un cantinero y una empleada de limpieza cubanos que se abrieron camino en Estados Unidos, tiene la misma posibilidad de convertirse en el próximo presidente que quienes provienen de familias poderosas y privilegiadas.

“Vivo en un país excepcional donde incluso el hijo de un cantinero y una empleada de limpieza tienen los mismos sueños y el mismo futuro que aquellos que provienen del poder y privilegio”, expresó el legislador republicano de la Florida tras recordar que sus padres nacieron en el seno de familias pobres en Cuba. “Yo puedo representar una diferencia”.

Rubio, quien en 2016 podría ser el primer hispano en llegar a la presidencia del país, hizo sus declaraciones en un acto realizado en Miami, horas después de haber anunciado en Washington que buscará la nominación presidencial republicana.

Sus palabras, casi todas en inglés, parecieron dirigidas a dos de sus posibles contrincantes: la ex primera dama y aspirante a la presidencia, la demócrata Hillary Rodham Clinton, y el republicano Jeb Bush, exgobernador de Florida e hijo y hermano de expresidentes, quien no ha anunciado sus aspiraciones, pero se espera que lo haga. Bush fue mentor de Rubio, habla español y tiene lazos con la comunidad hispana al estar casado con una mexicana.

El acto político ante unos 1,000 simpatizantes se realizó en la emblemática Torre de la Libertad, a donde decenas de miles de exiliados que escapaban de Cuba en las décadas de 1960 y 1970 llegaban en busca de obtener un estatus legal como residentes de Estados Unidos.

Rubio, quien oficializó sus aspiraciones presidenciales un día después que Clinton lanzara su campaña hacia la Casa Blanca, no la nombró específicamente, pero sí se refirió a ella como una “candidata del pasado”.

People for the American Way, una organización defensora de los inmigrantes, comenzó a emitir el lunes un anuncio de publicidad radial en español en Miami y en Denver, Colorado, en el que critica a Rubiocomo “otro republicano con un plan peligroso” para la comunidad latina.

Esa propaganda indica que el aspirante presidencial no respalda a las familias trabajadoras y está en favor de deportar a jóvenes que llegaron al país cuando eran niños y permanecen en él sin autorización.

Marco Rubio ha soñado desde niño con derrocar a Fidel Castro

SHARE