Home Deportes Merengue en Cooperstown

Merengue en Cooperstown

SHARE

Cooperstown.- A punto de terminar su discurso y ante miles de compatriotas que llegaron para vitorearlo, Pedro Martínez rompió el protocolo en su ceremonia de exaltación al Salón de la Fama del beisbol.

Acostumbrado a hacerlo todo a su manera, el ex pitcher llamó al podio a Juan Marichal, el primer y único otro dominicano en ingresar a Cooperstown, y quien estaba sentado entre los otros miembros de la exclusiva fraternidad. Martínez sacó una bandera de la República Dominicana y ambos la desplegaron en la tarima, mientras una multitud bailaba y festejaba al ritmo de güiros y tambores. Martínez no entró solo ayer al Salón de la Fama. Ingresó con todo un país donde el beisbol es la religión oficial.

“Quiero que ustedes de aquí en adelante no vean al Pedro Martínez que consiguió los números, no quiero que vean al Pedro Martínez que entró al Salón de la Fama”, dijo Martínez. “Quiero que me vean como una señal de esperanza para un país tercermundista, para Latinoamérica, alguien a quien pueden admirar y que se puedan sentir cómodos diciendo, ‘estoy orgulloso de ti”’.

Vestido con un saco azul con los escudos de República Dominicana y Estados Unidos en cada hombro, Martínez empezó su discurso en inglés con agradecimientos a compañeros, entrenadores, amigos, familiares y especialmente a su hermano Ramón, otro ex lanzador de Grandes Ligas y a quien catalogó como un “segundo padre”.

La exaltación de Martínez fue como pocas vistas anteriormente en Cooperstown. Miles de dominicanos viajaron desde la isla y otras partes para llenar de música y color el ambiente de este pequeño pueblo.

“Yo me siento hoy más que orgulloso y comprometido con todos ustedes, me siento muy agradecido con Dios por darme la oportunidad de representarlos, de representarlos con dignidad”, expresó. “Yo quiero que todo dominicano, todo latino vea que nosotros estamos preparando un espacio para los que van a venir, para la futura generación”, expresó.

Merengue en Cooperstown

SHARE