Home Deportes Messi encabeza la remontada del Barcelona

Messi encabeza la remontada del Barcelona

SHARE

SEVILLA (Jordi Blanco, corresponsal) — Del hundimiento a la victoria, el Barcelona transitó al ritmo que le marcó Leo Messi en Sevilla. Apagado en un primer tiempo que se convirtió en una pesadilla para el campeón, el resurgir de Leo tras el descanso fue demoledor. Y definitivo.

Dijo Jorge Sampaoli que tenía un plan para apagar a Messi, pero no cayó en la cuenta que enfurecido futbolísticamente al 10 del Barcelona no hay plan ni sistema que se le resista.

Lo demostró en posiblemente sus mejores y más bestiales minutos de toda la temporada, los transcurridos entre el comienzo de la segunda mitad y, aproximadamente, el minuto 75. De hecho fue el mejor en esa segunda mitad enorme, pero su puesta en escena tras el descanso fue, simplemente, sobrenatural.

El Sevilla pasó de merendarse al Barcelona a rendirse a su estrella. La presentación del equipo andaluz, soberbia, descolocó al campeón, que recibió un verdadero bofetón en su orgullo futbolístico. Descentrado, descolocado y superado en todas las facetas, el Barça estuvo al filo del desastre.

En manos de un rival gigantesco, que se avanzó en un ataque supersónico y le perdonó hasta en tres ocasiones para destrozarle, el grupo de Luis Enrique se buscaba sin encontrarse, colocando, otra vez, a Busquets en el peor de los escenarios y descubriendo todas sus miserias.

No aparecía Suárez, no se veía a Rakitic ni a Denis, tampoco a Messi y a ratos solamente a Neymar. Delante Vitolo conducía a un Sevilla sobresaliente… Pero débil en la definición. Y eso le llevó a la condena.

Le condenó ya antes de acabar la primera mitad, cuando Neymar, por fin, pudo llevar a cabo un slalom para encontrar a Messi. Y Leo le dio un pase a la red. El Barcelona había sobrevivido.

EXHIBICIÓN

Después… Después el fútbol asistió a la exhibición de su mejor representante. Messi volvió al césped con una media sonrisa que delataba su confianza. Y esa confianza fue un atropello para cualquiera que se pusiera enfrente.
El argentino apareció revolucionado y convirtió su actuación en una oda al fútbol. Combinó, corrió, remató, defendió, presionó y asistió. Lo hizo todo. Jugó de Messi, de Xavi y de Iniesta. Y por más que colectivamente el Barça volviera a dar una imagen alejada de su propia personalidad, Leo le condujo, otra vez, a la victoria.

A la hora de partido se inventó una jugada y descubrió un pase imposible para que Luis Suárez hiciera eso que tan bien sabe hacer: rematar de forma

inapelable. Y así un drama se convirtió en una fiesta para el equipo de Luis Enrique.

Todo el grupo dio un paso al frente para que Messi le condujera. Demostró su grandeza, infinita, el 10 y le acompañó el colectivo de la mejor manera que pudo. Se benefició, también, de que el Sevilla rebajase su intensidad anterior y que, en cierta manera, se rindiera a la evidencia.

La evidencia es una: Messi se basta para todo lo que haga falta. Cuando más apurado estaba el Barça apareció. Y le llevó en volandas a una remontada excepcional.

Messi encabeza la remontada del Barcelona

SHARE