Advertisement

Este fin de semana la NASA logró una nueva hazaña: enviar al espacio por primera vez un satélite capaz de monitorear y medir la humedad contenida en los suelos de la Tierra, y así predecir inundaciones o sequías.

Se trata del satélite Soil Moisture Active Passive, que el sábado fue lanzado al espacio en un cohete Delta II desde la base aérea de Vandenberg, ubicada en California, aproximadamente 260 kilómetros al norte de la ciudad de Los Ángeles, Estados Unidos. El proceso se inició a las 6:22 a.m. PST (9:22 a.m. EST).

Advertisemen

La tercera fue la vencida. El lanzamiento de la misión, en la que participaron durante siete años unos 50 científicos de diversas instituciones en Estados Unidos e internacionales, tuvo que ser pospuesto, primero el jueves 29 de enero, y luego el viernes 30, porque las condiciones atmosféricas no lo permitían.

Uno de esos científicos es de origen panameño. Se trata de Erika Podest Cardoze, ingeniera eléctrica y doctora en física aplicada al medio ambiente.

De madre nacida en Panamá y de padre nacido en Viena, Austria, Podest Cardoze vivió su infancia en la ciudad de Panamá, cursó sus estudios primarios y secundarios en el colegio St. Mary, mientras que los superiores los realizó en el extranjero.

Esta científica del Jet Propulsion Laboratory de la NASA en Pasadena (California, Estados Unidos) afirma en entrevista con este medio que se siente “muy orgullosa de ser panameña, y en el desempeño de mis actividades profesionales trato siempre de hacer referencia a la bella, única y exuberante naturaleza de mi país”.

A continuación brinda detalles sobre cómo se vivió el lanzamiento del satélite Soil Moisture Active Passive y lo que se espera de este.

¿Cuál fue el paso a paso de los procesos del lanzamiento del satélite?

 

Antes del lanzamiento se realizó una secuencia de eventos para asegurarse que todo los sistemas estuvieran listos.

Luego del lanzamiento sucedieron otras secuencias de eventos que ocurrieron hasta que el satélite se separó del cohete, lo cual sucedió alrededor de 56 minutos y 51 segundos después.

Luego de unos minutos de este acontecimiento se recibió comunicación del satélite Soil Moisture Active Passive. Todos los eventos ocurrieron tal como estaban previstos.

Dentro de los próximos días se determinará si el satélite se encuentra en un estado operacional para comenzar la fase en que todos los sistemas e instrumentos son revisados y calibrados. Este período durará alrededor de 90 días.

¿En cuánto tiempo aproximadamente espera la NASA recibir información del satélite?

Después de lo indicado, inicia la intervención de los científicos con la recolección inicial de datos para su validación, lo que durará hasta aproximadamente seis meses. En adelante, el público podrá acceder, sin costo, a todos los datos y mapas.

¿Cómo se vivió o se celebró entre la comunidad científica de la NASA el logro de lanzar este satélite que nos permitirá obtener datos para la toma de decisiones que impactarán positivamente sobre el medio ambiente?

De todos los esfuerzos para hacer realidad la misión Soil Moisture Active Passive, esta etapa del lanzamiento del satélite es una de las más intensas en la vida de todo el equipo que ha participado en la misma.

La euforia de la celebración [una vez lanzado] fue indescriptible: emociones y sentimientos a todo dar, lágrimas, silencio, gestos, palabras, abrazos de felicidad.

Para muchos este es el final del camino en Soil Moisture Active Passive, pero para nosotros, el equipo de científicos, es el inicio de una larga jornada, en la que se lograrán los propósitos de la misión.

El lanzamiento estuvo previsto para el jueves, luego para el viernes, y por diversos factores tuvo que ser pospuesto. ¿Es natural que ocurra este tipo de cambios?

No es nada fuera de lo usual que un lanzamiento sea pospuesto, ello debido a las extremas medidas de cautela que se consideran.

Los cambios de fecha para el lanzamiento de la misión se debieron a que las condiciones atmosféricas no lo permitían.

Lo más importante es que hemos sido cautelosos y pacientes hasta esperar el momento adecuado.

Con los preparativos del lanzamiento, ¿qué tanto había podido dormir usted y sus colegas?

Los últimos días han sido de mucha concentración y tensión para la toma de decisiones importantes (posponer, definir nuevas fechas, etc.), en resumen, actuar con extrema y paciente cautela, lo cual ha influido en nuestro descanso. Tanto mis colegas como yo tenemos ojeras, y a pesar del entusiasmo, se siente el cansancio.

¿Qué representa para usted como científica tener la oportunidad de formar parte de una misión como esta que enviará desde el espacio datos que le permitan al hombre conocer sobre la humedad del suelo de la Tierra?

Tener la oportunidad –que no es frecuente– de ser parte de una misión con la proyección de un impacto global representa para mí un gran logro. Es ver realizado un sueño que desde adolescente he tenido, que algún día pudiera contribuir con aportes positivos a nuestro precioso planeta.

NASA lanza primer satélite para medir la humedad en la Tierra