Advertisement

Dos años después de reabrir su embajada en La Habana, Estados Unidos vivió una nueva crisis diplomática con Cuba al inferir que una serie de “ataques sónicos” había provocado pérdidas de audición y daño cerebral permanente en una veintena de funcionarios del gobierno. ¿Existieron realmente esos ataques?

El senador republicano Jeff Flake dijo a la agencia AP que no se habían hallado pruebas de ningún ataque sónico en los cuatro viajes que hizo el FBI a Cuba. Flake, que es miembro del Comité de Relaciones Exteriores del Senado y defensor del deshielo entre Washington y La Habana, se reunió la semana pasada con funcionarios de alto rango en el Ministerio de Interior cubano. Aunque no ha revelado los detalles de la reunión, Flake aseguró que los cubanos le contaron lo que el FBI les había dicho a ellos primero: “aunque se esté usando el término ataque sónico, nada evidencia que fuera un ataque, no hay pruebas de que alguien haya intentado hacer daño a alguien intencionalmente”.

Advertisemen

Las declaraciones del senador complican aún más un caso de por sí bastante enrevesado. 24 funcionarios del gobierno de Estados Unidos y sus cónyuges enfermaron en La Habana a finales de 2016 y la primavera de 2017 tras sentir, en algunos casos, un misterioso zumbido “similar a un enjambre de insectos o el chirrido que se produce al rayar un metal”. El secretario de Estado Rex Tillerson dijo “estar convencido” de que se trataba de un ataque dirigido y retiró a la mayoría de los diplomáticos estadounidenses de Cuba. Mientras tanto, las pruebas médicas revelaron anomalías cerebrales en varios funcionarios.

No obstante, ni siquiera está claro que exista una tecnología tan avanzada como para realizar un ataque sónico capaz de causar daños cerebrales de forma encubierta. Joseph Pompei, exinvestigador del MIT y experto en psicoacústica, explicó a AP que “alguien tendría que sumergir su cabeza en una piscina forrada de transductores ultrasónicos muy poderosos” para que el sonido le causase conmoción y daño cerebral. Y en New Scientist, Toby Heys, de la Universidad Metropolitana de Manchester en el Reino Unido, dijo que un dispositivo que emitiera ondas de sonido por debajo del alcance de la audición humana con esa potencia requeriría de “una amplia gama de subwoofers”.

El senador Jeff Flake es uno de los mayores críticos del presidente Donald Trump dentro del partido republicano estadounidense. El año pasado presentó una ley en el Senado que permite a los proveedores de Internet vender el historial de navegación de sus usuarios sin su permiso. No ha descartado competir contra Trump en las elecciones primarias de 2020.