Advertisement

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reconoció que los servicios de inteligencia subestimaron el ascenso del Estado Islámico (EI) en Irak y Siria. En una entrevista con el programa 60 Minutes de CBS, Obama consideró que tampoco se valoró la capacidad de las fuerzas armadas iraquíes para luchar contra un enemigo como el EI.

El mandatario señaló que el grupo radical suní –que declaró un califato en junio en una franja de territorio de Irak y Siria– se mantuvo “bajo tierra” la última década, mientras las tropas estadounidenses lucharon contra Al Qaeda en Irak, pero la inestabilidad causada por la guerra civil en Siria los hizo prosperar. “En el último par de años, durante el caos de la guerra civil de Siria, donde ha habido enormes franjas del país completamente sin gobierno, fueron capaces de reconstituirse y aprovecharse de ese caos”, indicó. (Lea también: EI no cede terreno en Siria a pesar de ataques de EE. UU.).

Advertisemen

Obama señaló que el EI se reagrupó y reclutó combatientes de Europa, Estados Unidos, Australia y otras partes del mundo musulmán, y Siria “se convirtió en el epicentro de los yihadistas de todo el mundo”.

En este sentido señaló que se han ayudado de una campaña de medios de comunicación social “muy inteligente” y también cuentan con militares que formaron parte del Ejército del derrocado Sadam Husein, que aportan “capacidad militar tradicional” al grupo. “Por eso debemos reconocer que parte de la solución va a ser militar”, dijo Obama. (Lea también: Irán representa una amenaza mayor que el Estado Islámico: Netanyahu).

Anoche, aviones de combate estadounidenses atacaron objetivos del EI en Siria, en bombardeos que habrían matado tanto a civiles como a combatientes yihadistas, dijo el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña.

Aunque una semana de bombardeos ha afectado equipos y fuerzas de EI sobre el terreno, todavía no hay señales de que la situación sea adversa para el grupo, que controla vastas partes de Irak y Siria.

Obama reconoce que inteligencia no valoró alcances del Estado Islámico