Advertisement

Sin duda alguna la mejor temporada del año para hacer ejercicio al aire libre es la primavera. Las agradables temperaturas incitan a los amantes del deporte a dejar los encerrados gimnasios para hacer ejercicio bajo la cálida brisa y los rayos del sol, salvo a aquellos alérgicos al polen.

Pero la verdad es que no hay que dejar que las molestias alergias frenen nuestro buen hábito deportivo. El doctor Rodrigo Mercado, especialista en Medicina Familiar en Kaiser Permanente Baldwin Park, asegura que se puede seguir haciendo ejercicio al aire libre poniendo en práctica estas ocho recomendaciones que ayudan a mermar los estornudos y el lagrimeo y picor de ojos.

Advertisemen

1. Conoce al enemigo y tu reacción ante él. Evita hacer ejercicio en las mañanas y en los días secos o con mucho viento cuando los niveles de polen son más altos. De ser posible, planifica tu rutina de ejercicio durante el día o en la noche. Evita también hacer ejercicio en parques o zonas con muchos árboles. El correr en la playa –siempre y cuando no haga mucho viento– puede ser una mejor opción. Si padeces asma, usa tu inhalador 15 minutos antes de salir hacer tu actividad y llévalo contigo durante el recorrido.

2. Mantente bien hidratado o hidratada y cuida tu dieta. El tomar los vasos de agua recomendados durante el día (mínimo ocho vasos de agua, de ocho onzas) te ayudará a eliminar la mucosidad causada por las alergias y una dieta adecuada (baja en grasas y rica en frutas y vegetales frescos) mejorará tus defensas y tu organismo estará más preparado para combatir los síntomas.

3. Báñate y cámbiate la ropa en cuanto entres a tu casa. Con esto eliminarás las partículas de polen que quizás se hayan acumulado en tu cabello, cuerpo y ropa, y evitarás que se dispersen adentro de tu hogar.

4. Revisa los niveles de polen en el ambiente ante de salir de casa. Existen aplicaciones móviles que avisan cuando los niveles de polen ascienden. Si eres asmático o asmática , sigue haciendo tu ejercicio en sitios cerrados (gimnasio, estudio de yoga, piscina o centro recreacional).

5. Usa un sombrero o gorro. Es importante que cubras tu cabello para que el polen no se acumule en él. Los alergenos atrapados en el pelo provocan irritación en la nariz y la garganta, estornudos y picor en los ojos.

6. Protege tus ojos. Lo ideal es que uses gafas cuando hagas ejercicio al aire libre. Tienes que evitar, por todos los medios, que el polen entre en contacto con tus ojos.

7. Ingiere alimentos ricos en vitamina C. Estudios médicos han demostrado que la vitamina C puede ayudar a reducir los síntomas de las alergias estacionales provocadas por el polen, ya que ésta trabaja como un “estabilizador” de los mastocitos (las células diminutas que rodean a las membranas mucosas), que al entrar en contacto con el agente alergénico liberan la histamina que causa la irritación de ojos, estornudos o flujo nasal.

8. Sé precavido o precavida. Si te lo recomendó tu doctor, tómate un antihistamínico de manera preventiva antes de salir a hacer ejercicio al aire libre.
A tener en cuenta
•   La alergia al polen es la forma más común de las alergias. Llega afectar a 1 de cada 5 personas, según dice el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos.

•    Las alergias pueden desencadenar problemas de asma, por lo que hacer ejercicio al aire libre es aún más difícil para las personas asmáticas durante esta temporada. Hasta el 40% de quienes padecen de alergias estacionales también tienen asma.

Ocho formas de combatir la alergia al polen