Home Entretenimiento Oscar Wilde, el rebelde de la literatura

Oscar Wilde, el rebelde de la literatura

SHARE

A través de sus letras y publicaciones, el trabajo literario de Oscar Wilde no conoce la caducidad ni el olvido, ya que su estilo rebelde y contestatario con el que criticó a la sociedad conservadora de la época le valió ser reconocido después de su muerte. Hoy se conmemoran 163 años del nacimiento del autor, originario de Dublín, Irlanda, quien optó por seguir los pasos de su madre, también escritora, por lo que decidió viajar a Estados Unidos para estudiar en la universidad.

Su llegada tuvo un éxito casi inmediato, ya que estuvo a cargo de diversos puestos en planteles de educación. En 1889, fue el editor de la revista femenina Woman’s World, al mismo tiempo que se dedicaba en su aspecto literario con los libros El Príncipe Feliz y El Crimen de Lord Arthur Saville, editados en 1889 y 1891, respectivamente.

Algunos de los ingredientes de su éxito en el mundo de las letras fueron el ingenio e ironía que imprimió en sus publicaciones, en las que no dudó en realizar duras críticas a las rígidas instituciones de la época. Esto se demostró principalmente en la famosa novela El Retrato de Dorian Gray de 1890, basada en la leyenda alemana de Fausto, al caracterizar al personaje que titula la obra como un narcisista obsesionado con la juventud, decidido a cumplir sus deseos sin importar su costo.

Sin embargo, hacia el final de sus días fue acusado por su estilo de vida ante la justicia británica, por lo que se determinó su encarcelamiento en 1895, lo que no detuvo la creatividad de Wilde, ya que incluso en su encierro escribió la Balada de la Cárcel de Reading. Luego de ser liberado, viajó a París, ciudad en la que murió en 1900 a los 46 años de edad. En enero de este año, Wilde fue oficialmente perdonado por la justicia británica, cuando se descriminalizó el delito por el que fue encarcelado.

A más de siglo y medio de su nacimiento, las obras de Wilde como Una Mujer Sin Importancia (1893) La Importancia de Llamarse Ernesto (1895) y Un Marido Ideal (1895) siguen vigentes en la actualidad, ya que sus adaptaciones al teatro y sus ejemplares aún son disfrutados por millones de lectores seguidores del irlandés, quien también fue autor de frases que reflejaron su forma de vivir, tales como: “Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo”.

SHARE