Home Editorial Otro escandalo sexual entre políticos

Otro escandalo sexual entre políticos

SHARE

¿Falta de Control? o ¿Falta de Vergüenza?

Ahora hay un nuevo nombre entre los políticos a quienes se les descubre escándalos sexuales. Esta vez es el concejal de Los Ángeles, José Huízar, que de pronto dijo estar “muy sorprendido” por la queja de acoso sexual que interpuso la que fuera jefa de personal en su oficina, Francine Godoy.

Francine dice que inmediatamente que se negó a tener relaciones sexuales con él sintió la presión laboral que Huízar le impuso… “Fui objeto de acoso sexual y de represalias cuando me negué”, afirmó Godoy en la página de internet del diario Los Ángeles Times, donde también asegura que el político le negó un ascenso, la forzó a renunciar y saboteó su postulación a un cargo público.

El concejal, quien fue el primer concejal latino de Los Ángeles elegido en el 2005 y  desde entonces atiende vecindarios con una alta concentración de hispanos, negó las acusaciones.

Se dice que el “poder” político ejerce un extraño magnetismo en las mujeres… pero con esa explicación claramente se trata de culpar a ellas por la desvergüenza de ellos… Desde Clinton, hasta Huízar, pasando por el italiano, Silvio Berlusconi, acusado de inducción a la prostitución de menores, el ex dirigente del FMI Dominique Strauss-Kahn acusado de “utilizar la fuerza” en sus relaciones sexuales… El congresista Anthony Weiner envuelto en un escándalo sexual por enviarle fotografías de sus partes íntimas a una chica de 21 años… el ex candidato a la nominación presidencial del Partido Demócrata John Edwards, que tuvo un hijo con otra mujer mientras su esposa le apoyaba en su campaña a pesar de que estaba muriendo de cáncer… Eliot Spitzer, ex gobernador de Nueva York, quien tuvo que abandonar el cargo tras hacerse público que había gastado 80.000 dólares de los contribuyentes en encuentros con prostitutas refinadas… o al menos caras…
¿Qué les pasa a estos políticos? ¿Ese desenfreno sexual será falta de auto control?
¡No se dejen engañar! ¡Eso no es más que falta de decencia!

Otro escandalo sexual entre políticos

SHARE