SHARE

A los 14 años, Stephen Brumby tenía una larga lista de aficiones e intereses.

Le encantaba el tenis, la pesca y tocar el piano en la iglesia, un talento que heredó de su abuela, dijo su padre.
También disfrutaba del campo de tiro, una habilidad que aprendió de su padre, William Clayton Brumby. Las prácticas de tiro era una de esas cosas en las que Stephen estaba a punto de superar a su padre.

Los siete hijos de los Brumby aprendieron sobre armas a una edad apropiada, dijo el padre, ya que en la casa hay algunas para autodefensa.

“Queríamos que los niños tuvieran conocimiento sobre armas”, dijo. “Yo quería que estuvieran cómodos con ellas y las entendieran”.

Ninguna de esas lecciones sirvió el domingo, cuando Clayton Brumby disparó accidentalmente a Stephen causándole la muerte en un campo de tiro en Sarasota, Florida.

“Cometí un error”

Clayton Brumby llevó a Stephan y a otros dos de sus hijos, de 24 y 12 años, al campo de tiro, como lo hacía una vez o dos veces al mes.

Tras una ronda de tiros, uno de los casquillos rebotó en una pared y cayó en la parte posterior de la camisa de Clayton Brumby, dijo la oficina del alguacil de Sarasota.

En un intento por quitar el casquillo, Brumby llevó la mano que sostenía el arma a la espalda. Al hacerlo, sin darse cuenta, apretó el gatillo.

El padre dijo que la bala golpeó el techo y cayó sobre su hijo.

“Fue un accidente muy raro. Cometí un error”, dijo.

La investigación continúa, pero por el momento no hay cargos pendientes para el padre, dijo la oficina del sheriff de Sarasota, en un comunicado el lunes.

Pero Clayton Brumby acepta la responsabilidad de la muerte de su hijo.

“El arma no mató a mi hijo. Yo lo hice”, dijo a CNN.

Espera que el incidente sirva como un recordatorio para los padres para que estén atentos en todo lo que hacen con sus hijos, teniendo en cuenta que cualquier cosa puede suceder a pesar de sus mejores intenciones y preparación.

“No hace falta sino una fracción de segundo para que algo vaya mal y podría ser con una pistola, con el medicamento equivocado, con cualquier cosa”.

El incidente no ha cambiado su punto de vista sobre las armas, dijo. Todavía tiene la intención de mantenerlas en casa y utilizarlas para la autodefensa de su hogar y su familia.

“No puedo arreglar esto. Es una gran pérdida, pero por suerte lo veremos algún día. Tengo la sensación de que está en un gran lago ahí afuera”.

Padre dispara y mata accidentalmente a su hijo

SHARE