Home Actualidades Papa Francisco en Bolivia

Papa Francisco en Bolivia

SHARE

AP y EFE

El papa Francisco elogió el miércoles a Bolivia por el apoyo que da a los más necesitados y dijo que la iglesia también tiene una tarea que jugar en la sociedad. El pontífice también llamó a no olvidar que todo progreso debe incluir los valores y no sólo el beneficio económico. “Bolivia está dando pasos importantes para incluir a amplios sectores en la vida económica, social y política del país”, dijo, tras ser recibido por el presidente Evo Morales en el aeropuerto de El Alto.

Elogió que la constitución boliviana “reconoce los derechos de los individuos, de las minorías, del medio ambiente y con unas instituciones sensibles a estas realidades”.

El papa había llegado en un vuelo de la aerolínea estatal Boliviana de Aviación al aeropuerto de la ciudad de El Alto, situada a 4.000 metros sobre el nivel del mar, a las 17.16 hora local, una hora después de lo previsto inicialmente.

En el aeropuerto de El Alto, en una ceremonia repleta de cantos y trajes típicos indígenas, el presidente Evo Morales al recibir al papa le colocó la “chuspa”, bolsa andina que los indígenas quechuas y aymaras usan para transportar coca.

Si el papa iba a beber mate de coca o mascar la hoja había sido motivo de discusión incluso en las ruedas de prensa del portavoz vaticano, Federico Lombardi, previas a esta gira. Una feligresa, Inés Canqui, comentó que le gustaría ver que Francisco mastique coca para respaldar a los indígenas.

Uno de los lugares donde el papa fue más aplaudido fue en la parada que hizo en la vía que une El Alto y La Paz para dar tributo al jesuita español Luis Espinal Camps, asesinado por paramilitares en 1980.

En las calles paceñas, el representante de la Iglesia fue recibido con vítores y aplausos, pañuelos y globos blancos. “¡Francisco, querido, eres bienvenido!”, “¡Francisco, Francisco!”, “¡Tata Pancho!” coreaba la gente al paso del papa-móvil.
“Cultura de la paz”
En el discurso en el aeropuerto de El Alto, Francisco elogió los esfuerzos que han realizado los gobernantes de Bolivia para incluir a todas las minorías en las diferentes áreas, Francisco se dijo “alegre” por haber llegado a una nación “que se dice a sí misma pacifista, y que promueve la cultura de la paz y el derecho a la paz”.

“Cuánta alegría nos da saber que el castellano traído a estas tierras hoy convive con 36 idiomas originarios, amalgamándose, como lo hacen en las flores nacionales de kantuta y patujú el rojo y el amarillo, para dar belleza y unidad en lo diverso”, explicó.

También advirtió de que si el crecimiento de un país es material, “siempre se corre el riesgo de volver a crear nuevas diferencias, de que la abundancia de unos se construya sobre la escasez de otros”.

Destacó el drama de la inmigración en este país, al decir que llevaba en su corazón “a los hijos de esta tierra, que por múltiples razones han tenido que buscar “otra tierra” que los cobije; otro lugar donde esta madre los haga fecundos y posibilite la vida”.

Agregó que Bolivia es “una tierra bendecida en sus gentes, con su variada realidad cultural y étnica, que constituye una gran riqueza y un llamado permanente al respeto mutuo y al diálogo de los pueblos originarios milenarios y pueblos originarios contemporáneos”.
Diálogo por el mar
En su segundo discurso público tras llegar a Bolivia, el Papa Francisco emplazó a Chile y Bolivia a usar un diálogo “franco y abierto” para “evitar conflictos con los países hermanos”, refiriéndose a la histórica demanda del país altiplánico. “Estoy pensando en el mar. Diálogo, diálogo”, dijo en su discurso a la sociedad civil en la Catedral de La Paz, en la segunda etapa de su viaje por Latinoamérica.

Francisco explicó que “una nación que busca el bien común no se puede cerrar en sí misma; las redes de relaciones afianzan a las sociedades”.

“¡Qué hermosos son los países que superan la desconfianza enfermiza e integran a los diferentes, y que hacen de esa integración un nuevo factor de desarrollo!”, exclamó.

Papa Francisco en Bolivia

SHARE