SHARE

Este martes 8 de noviembre se llevan a cabo las Elecciones enEstados Unidos , donde se decide el futuro presidente del país:Donald Trump o Hillary Clinton , pero el proceso electoral de USA no es tan sencillo como parece.

LA VOTACIÓN

Las elecciones no concluyen con el cierre de los centros de votación el día martes. Y es que mucha gente cree que cuando vota está optando entre un candidato demócrata o republicano, pero en realidad lo que están eligiendo son los delegados de su estado, que serán los que eligen al presidente en una segunda votación en el Colegio Electoral .

Los delegados votarán por el candidato que más sufragios recibió en su estado. Eso sucederá el 19 de diciembre próximo.

Cada estado tiene tantos votos electorales como legisladores en el Congreso nacional. Con excepción del Distrito de Columbia, que tiene tres adicionales.Es así que hay un total de 538 delegados ante el Colegio Electoral y ganará el que reciba la mitad más uno de los votos, 270.

EL PODER DE LOS ESTADOS

Los delegados son elegidos por cada partido. Generalmente son cuadros que votarán por su candidato. Por ley, los miembros del Congreso no pueden ser delegados. Un delegado tiene una única función: elegir al presidente de los Estados Unidos .

Si bien el sistema puede parecer innecesariamente complicado, el Colegio Electoral fue creado por la 12a Enmienda a la Constitución para darle mayor poder a los estados.

“Es el estado el que decide quién es el presidente y no la población en general”, explicó Miriam Vincent, abogada del Archivo Nacional, que hace de enlace entre los estados y el Congreso durante la sesión del Colegio Electoral.
19 DE DICIEMBRE , EL VERDADERO DÍA DECISIVO EN LAS ELECCIONES

Por ley, los delegados deben reunirse el primer lunes que sigue al segundo miércoles de diciembre. Este año ese día cae en el 19 de diciembre. En esta fecha emitirán sus votos por el presidente y el vicepresidente.

En casi todos los estados, el ganador del voto popular recibe todos los delegados de ese estado. Maine y Nebraska son excepciones y permiten que el voto se divida en determinadas circunstancias.

No hay nada en la Constitución que indique que los delegados deben votar por un candidato particular y las leyes varían de estado en estado. Pero según el Archivo Nacional, el 99% de los delegados a lo largo de la historia han votado por el candidato de su partido y ninguno de los que no lo hizo alteró el resultado de una elección.

Una vez concluida la votación, los estados envían los resultados a Washington, donde son recibido por el Senado y el Archivo Nacional.

EL CONGRESO HACE LA CUENTA FINAL

Los votos registrados en las elecciones son contados en una sesión conjunta del Congreso. Por ley, ese recuento se hace el 6 de enero. Los senadores se reúnen a las 12.30 y caminan juntos hacia la Cámara de Representantes. Llevan consigo cajas de madera de caoba que contienen las certificaciones del voto electoral que enviaron los estados.

La sesión en la cámara baja es presidida por el vicepresidente en funciones. De vez en cuando se presentan situaciones incómodas, como cuando el vicepresidente Al Gore presidió el recuento en las elecciones del 2000 que perdió ante George W. Bush.

Durante la sesión se examinan los votos, se los cuenta y se los entrega al vicepresidente, que es quien da a conocer los resultados .

¿ QUÉ PASA SI HAY UN EMPATE ?

Si ningún candidato recibe al menos 270 votos electorales, la 12a Enmienda a la Constitución estipula que la Cámara de Representantes elige al presidente. Cada delegación tiene un voto y debe elegir entre los tres candidatos que más sufragios recibieron.

El Senado elegirá al vicepresidente con un proceso similar.

¿EL SISTEMA DE ELECCIONES ES ANTICUADO?

Hay gente que opina que hay que reformar el complejo sistema del Colegio Electoral, especialmente a la luz de lo ocurrido en las elecciones del 2000, en que Gore recibió más votos populares pero perdió ante Bush, que tuvo más votos electorales.

John Hudak, de la Brookings Institution, dice que la mayor parte de la gente quiere que la persona que gana el voto popular sea el presidente. Reformar el sistema, no obstante, requeriría una enmienda a la Constitución, que debería ser ratificada por tres cuartas partes de los estados.

Hasta el 2000, la última vez que un candidato perdió tras ganar el voto popular fue en 1888.

“Lo del 2000 fue una excepción increíble”, dijo Hudak. “Generalmente el Colegio Electoral refleja la voluntad popular”.

¿Por qué el voto popular no elige al presidente?

SHARE