Home Cápsulas por José Luis Pérez‏ Propósitos para el año nuevo 2014

Propósitos para el año nuevo 2014

SHARE

Estimada Clara; no puedes imaginarte la gran alegría que me has dado con esa gran noticia:

para este nuevo año que acaba de comenzar, tú has decidido hacer un solo propósito, sólo uno:

estar alegre todo el año y compartir tu alegría con los demás. ¡Fantástico, maravilloso! Me pa-

rece muy bien; pues cuando se hacen muchos propósitos ninguno se cumple. Vas a experimen-

tar que la felicidad compartida se duplica. Empieza saludando todas las mañanas con una ale-

gre sonrisa (hay sonrisas tristes) a ese vecino tuyo que tan mal te cae; tu felicidad compartida se verá muy pronto acrecentada. Recuerda que tu vecino es el “familiar” más cercano que tie-

nes, no sabes si mañana lo vas a necesitar o tal vez él necesite de ti. Recuerda que HOY es un

regalo, por eso se le llama el presente. No olvides Clara, que hemos sido creados por Dios para

ser felices y tratar de hacer felices a los demás. Un saludo con una linda sonrisa y un abrazo,

o un buen apretón de manos, es una inyección silente de felicidad, fe y esperanza. Tenemos que procurar alejar de nuestro entorno el estrés, la melancolía y la tristeza; una persona triste es una triste persona. Una persona alegre irradia felicidad y confianza; algo que tanto necesita-

mos hoy en este bello mundo en que vivimos. Una amiga, a quien aprecio muchísimo, hace unos días me hizo una llamada telefónica. Eran las doce de la noche del 31 de diciembre; me

llamó para felicitarme por el nuevo año y además confiarme algunas preocupaciones que dice

le hacen la vida muy difícil y casi imposible. Esta es su historia: hay mucha gente muy mala en el mundo, todos los días hay tremendos crímenes, asaltos y robos. No se puede salir a la ca-

lle. Yo vivo sobresaltada pensando en que me pueden asaltar en cualquier lugar en la vía pública o en mi propia casa. Después de largo rato hablando mi asustada amiga, pude hablar yo.

Mi muy estimada Gina (nombre ficticio), encuentro muy bien que te desahogues de todas esas

preocupaciones que te agobian; pero, escúchame atentamente. Estás muy mal informada, veo

que tú te pasas la vida oyendo las noticias de todo el mundo. Está muy bien conocer lo que pa-

sa en este planeta llamado tierra Pero estás haciendo un juicio falso con una sola premisa. Por lo tanto tu conclusión resulta incorrecta. Actualmente somos cerca de siete mil millones de

habitantes en este bello mundo en que vivimos. Tú estás mirando las cosas desde un ángulo

oscuro, tienes que cambiar de lente. Los buenos somos mayoría abrumadora, los malos o deso-

rientados una minoría insignificante, minúscula. Vete a la historia, “Maestra de la Vida” y vas

a sorprenderte cuando puedas apreciar la diferencia entre el hoy y el ayer. La Edad Antigua, la

Edad Media y la Edad moderna fueron funestas. Miseria, enfermedades, crímenes horrendos, ma-

tanzas de inocentes, en fin, aquello era un caos. Ahora estamos viviendo en la Edad Contempo-

ránea y los medios de comunicación nos informan al instante de lo que pasa en cualquier lugar

por lejano que sea. Las noticias que se oyen son solamente las malas; no hay ningún medio de información que se dedique exclusivamente a informar de todo lo positivo que podemos disfrutar. Además, los malos: comunistas, terroristas musulmanes y otros desalmados se pasan

el tiempo gritando y en donde hay veinte, parecen veinte mil por el ruido y la algarabía que forman. NO, mi estimada amiga, cambia el dial. Un magnífico propósito para ti en este bellí-

simo año que nuestro Dios nos regala, seria éste: YO, de nombre Gina, hago el decidido

propósito de no oír ni ver noticias durante el presente año y en su lugar me dedicaré a ver pe-

lículas cómicas como, Pepeye el Marino, el Chavo del Ocho y otras historietas de los famosos

cuentos de Las Mil y una Noches. ¡Bien, ¿qué les parece mi consejo? ¡Ah, Gina, y de paso

imita a nuestra Clara, a sonreír se ha dicho, que nadie te vea triste y compungida! ¡Y…sobre

todo, no más noticias negativas! ¡Nada te turbe, nada te espante la paciencia todo lo alcanza, el que a Dios tiene nada le falta! (Teresa de Ávila)

FINIS CORONAT OPUS.

Propósitos para el año nuevo 2014

SHARE