Advertisement

Hace tan solo un año, la incipiente carrera de Camila Cabello parecía terminada: había sido expulsada del grupo en el que cantaba y pocos conocían su nombre, difícil de pronunciar y recordar para el público norteamericano. Pocos meses después, la morocha arrancó 2018 sonando en todo el mundo con una de las canciones más exitosas del momento, siendo una de las favoritas de Barak Obama, con un álbum debut que salió el viernes último y que ya está rompiendo récords y que presentará en Argentina en marzo, en Lollapalooza .

Pero ¿quién es la nueva princesa del pop? Su historia es única, digna de una fábula contemporánea: Cabello nació en 1997 en la ciudad cubana de Cojímar, hija de un mexicano y una ciudadana de la isla. Siendo pequeña se trasladó a La Habana y luego pasó parte de su niñez en la capital de México. Cuando cumplió 7 años su familia buscó un mejor futuro para ella y se mudó a los Estados Unidos.

Advertisemen

El creador del ciclo y veterano de la industria musical, Simon Cowell , rápidamente fichó a Cabello y a cuatro participantes más que tenían pasta de estrellas y formó con ellas Fifth Harmony. Usó el mismo formato que había funcionado en la versión inglesa de The X Factor y con el que había creado dos años antes nada menos que a los One Direction.

Las chicas -una versión más joven y sensual de las Spice Girls, aunque sin perfiles tan marcados- pronto comenzaron a crecer en los rankings musicales gracias a temas como “Worth It” y “Work from Home”.

Justamente fue “Work from Home” el tema que las consolidó en las radios y en las redes sociales pero justo cuando el conjunto tocaba su techo Cabello decidió abandonar Fifth Harmony. Y su salida fue polémica y dejó desconsolados a decenas de miles de fanáticos en todo el globo. Una carta abierta de la banda publicada en Twitter dejaba en claro que había sido una renuncia repentina y anunciada por medio de su representante.

Ella lo negó fervorosamente y se enfrentó a sus ahora ex amigas. “Fue un shock para mí leer el comunicado de Fifth Harmony posteado en su cuenta sin mi conocimiento. Las chicas estaban al tanto de mis sentimientos a través de largas y muy necesarias conversaciones que tuvimos durante el tour sobre el futuro. Decir que fueron informadas a través de mis representantes que ‘dejaba el grupo’ es simplemente falso”, escribió la cubana.

Quizás motivada por esta traición, Cabello aprovechó para revelar que seguiría su propio camino: “Tal como dijeron en el comunicado sobre sus planes, también tengo planeado continuar con mi carrera como solista el próximo año, pero no tenía intenciones de terminar las cosas con Fifth Harmony de esta manera. Es triste ver este capítulo terminar así, pero voy a continuar refiriéndome a ellos como individuos y como grupo, y les deseo lo mejor, todo el éxito del mundo y verdadera felicidad”.

Reconvertido en cuarteto, el conjunto presentó hace exactamente un año su nueva formación y decidió no volver a mirar atrás. Sin embargo, aunque todo indicaba que seguiría su racha de éxitos, Cabello logró rodearse de buenos productores y cristalizó las ideas musicales que tenía pero no podía implementar con sus ex compañeras.

Así participó en canciones de Pitbull, J Balvin y Major Lazer, para luego lanzar “Crying in the Club”, un tema compuesto por ella junto a Sia, y presentar en agosto “Havana”, una oda a sus raíces latinas que incluye un divertido homenaje a las telenovelas de la

La canción se volvió tan popular que el ex presidente de los Estados Unidos, Barack Obamala incluyó entre sus canciones favoritas y Candelaria Tinelli la sumó al repertorio con el que se está presentando en su faceta como cantante en las fiestas de Punta del Este.

La suerte de Cabello quedó sellada cuando Camila, su placa debut, se lanzó la semana pasada en todas las plataformas de streaming y en físico de la mano de un logro inédito: se convirtió en el primer álbum de una nueva artista en encabezar las listas de iTunes en 100 países en simultáneo, incluido Argentina. Antes sólo lo habían logrado dos colegas con mucha historia detrás: Adele, con 25 y Beyoncé con Lemonade.

 

Cuenta la leyenda que repiten sus fans y sus encargados de prensa, que cuando cumplió 15 años Camila le pidió a su madre un único regalo: que la dejara participar en el casting del popular reality show The X Factor, en donde quería mostrar su talento como cantante, a pesar de que nunca había estudiado formalmente canto. No le fue nada mal: bastó una audición para dejar a los jurados impresionados.