Home Noticias Republicanos se dividen sobre la reforma del sistema de salud

Republicanos se dividen sobre la reforma del sistema de salud

SHARE

La reforma del sistema de salud fue una de las principales banderas del candidato Donald Trump en su carrera por llegar a la Casa Blanca. Elegido presidente, ahora debe enfrentar no sólo visiones referentes en su propio partido, sino la virulenta oposición del ala más derechista de los republicanos que estiman que su proyecto es “demasiado light”.
El gobierno de Trump ha lanzado una ofensiva para poner en práctica su gran promesa de campaña: reformar el sistema de salud. Los líderes del partido esperan hacer avanzar el paquete en la Cámara de Representantes, esperando que el Senado pueda examinarlo antes del receso del Congreso, a comienzos del mes próximo. El problema es que ha surgido una fuerte oposición, al interior mismo del partido, que critica el hecho de que el proyecto mantiene substanciales ayudas públicas para ayudar a los estadounidenses a pagar su seguro médico. Según ellos se trata de un abandono –por no decir traición– de los principios conservadores de liberalización del mercado de los seguros privados.

Conocidas organizaciones conservadoras, como Freedom Partners de los industriales millonarios Koch, grandes donadores de la campaña de Trump, han llamado oficialmente a votar en contra. “Se trata de un Obamacare light”, afirman los detractores, asegurando que los conservadores no lo aceptarán jamás. Los jefes del partido republicano se muestran inquietos ya que los rebeldes podrían sumar votos suficientes para bloquear la reforma, a pesar de que se trata una prioridad para Trump.

Este tema ha desde hace mucho tiempo sembrado la discordia entre los conservadores, que durante años han intentado encontrar una posición común para frenar la reforma de Obama, sin conseguirlo. El llamado Obamacare permitió que el número de personas sin seguro médico pasara del 16% al 9% de la población.

SHARE