SHARE

AP – Pat Riley, presidente del Miami Heat, admitió el sábado que se sentía responsable de la partida del astro Dwyane Wade a Chicago después de trece temporadas con la camiseta del equipo floridano.

“Lo que pasó con Dwyane me sorprendió. No culpo a nadie más que a mí, me arrepiento de no haber hecho más,” dijo.

“El (Wade) era el corazón de este equipo, su estrella, su cara, y debería haber hecho todo lo posible para convencerlo de quedarse”, agregó Riley.

Después de trece temporadas y tres títulos de la NBA (2006, 2012, 2013) en Florida, Wade decidió a principios de julio darle la espalda al equipo con el que jugó desde su ingreso en la NBA desde 2003.

El base estrella firmó con los Bulls contrato de dos años y 50 millones de dólares, que le negó Miami.

“Era mi trabajo asegurar que se mantuviera” en el equipo, dijo Riley, artífice de la operación comercial que logró unir en 2010 en Miami a los “Tres Grandes”: LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh.

LeBron se fue a Cleveland para ganar el campeonato de este año, y Bosh permanece aún en Miami pero Riley no sabe si volverá a recuperar su antigua forma debido a los problemas de salud que viene sufriendo desde 2015.

“Yo sé que él quiere jugar y estamos abiertos a esta idea, pero es complicado desde un punto de vista médico”, dijo el presidente del Heat.

Bosh, de 32 años, ha jugado sólo 97 partidos en las últimas dos temporadas regulares: se perdió la segunda mitad de la temporada 2014-15 debido a una embolia pulmonar y luego a una recaída en febrero.

Bosh se coronó campeón de la NBA en 2012 y 2013, y esta temporada jugó 53 partidos con promedios de 19.1 puntos, 7.1 rebotes en 33.5 minutos de juego por encuentro.

Riley se responsabiliza por la partida de Wade

SHARE