Home Negocios Rivalidad de supermercados europeos se extiende a Estados Unidos

Rivalidad de supermercados europeos se extiende a Estados Unidos

SHARE

La expansión de los gigantes alemanes de marcas privadas en Estados Unidos podría aumentar la presión para que minoristas convencionales como Wal-Mart Stores y Kroger bajen sus precios.

La batalla de décadas que libran los supermercados de Europa se está trasladando a los Estados Unidos, lo que acentúa la presión competitiva en un sector envuelto en una guerra de precios fomentada por la deflación.

Aldi, conocido por los bajos precios de sus productos de marca propia, planea gastar US$ 3,400 millones en los próximos cinco años para abrir 900 supermercados, anunció la compañía el lunes.

La inversión llega en momentos en que su rival de descuento europeo, Lidl, se prepara para abrir sus primeros locales estadounidenses esta semana, con planes para llegar a 100 en el verano (boreal) de 2018.

#Un cliente hace compras en un supermercado Aldi en Hackensack, EE.UU.

La expansión de los gigantes alemanes de marcas privadas en Estados Unidos podría aumentar la presión para que minoristas convencionales como Wal-Mart Stores y Kroger bajen sus precios.

La nueva competencia en este sector de bajo margen llega durante una espiral deflacionaria en la que los precios de los alimentos caen desde hace 17 meses consecutivos, el período más largo en más de 60 años.

“Hay en juego una enorme cantidad de valor que se desplazará a Lidl y Aldi”, dijo Kent Knudson, socio de Bain & Co. “Las tiendas de comestibles tradicionales no pueden permitirse perder ventas en este momento dada la competencia que hay… será muy perjudicial”.

Bain pronostica que las ventas en el denominado “segmento de grandes descuentos” del negocio de los comestibles, que incluye a Aldi y Lidl, crecerán un 10 por ciento anual hasta 2020, cinco veces más que en las tiendas tradicionales.

Debut en los Estados Unidos
La batalla entre las dos empresas de comestibles de capital cerrado se intensificará el jueves, cuando Lidl abra 10 tiendas en tres estados.
Analistas han estimado que podría instalar hasta 600 locales en los Estados Unidos en los próximos cinco años. Aldi dice que contará con 2,500 comercios en todo el país para 2022, lo que la convertiría en la tercera cadena de supermercados de los Estados Unidos, según la compañía.

Sólo tendrían más Kroger y Albertsons Cos., que también es propietaria de Safeway.

Aldi añadió más productos y amplió su oferta de alimentos orgánicos y sin gluten en los últimos años, ya que intenta atraer a más compradores convencionales.

La compañía también ha comenzado a ofrecer pescado fresco, mejoró su selección de carnes y aumentó la selección de marcas nacionales, parte de una apuesta a deshacerse de su imagen de supermercado de descuento sin sofisticaciones.

Meses atrás, la compañía anunció planes de invertir US$ 1,600 millones para remodelar 1,300 de sus locales en los Estados Unidos.

La llegada de Lidl esta semana no cambiará la forma de hacer negocios de Aldi en los Estados Unidos, según Liz Ruggles, una portavoz.

“Lo que hacemos tiene por objeto garantizar que somos líderes en bajo costo”, dijo Ruggles. “Mantendremos eso. Somos muy diligentes”.

SHARE