Home Noticias Rusia completa destrucción de sus armas químicas

Rusia completa destrucción de sus armas químicas

SHARE

Rusia completó el miércoles su compromiso de destruir todo el arsenal de armas químicas que se remontan a la época de la Guerra Fría.

Autoridades rusas reportaron al presidente Vladimir Putin que habían destruido en último lote de proyectiles cargados con un agente tóxico conocido como VX.

El proceso de destrucción se realizó en la instalación de Kizner en los Urales, una de las siete instalaciones construidas en Rusia para destruir armas químicas en un esfuerzo que ha durado dos décadas y ha costado miles de millones de dólares.

Esta acción del gobierno ruso le ha valido el reconocimiento de organizaciones que vigilan la proliferación de armas químicas, quienes coinciden que decisión representa un “importante hito” hacia la destrucción de todo el arsenal químico.

“Felicito a Rusia y felicito a todos sus expertos que participaron por su profesionalismo y dedicación”, dijo en un comunicado el director general de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas, Ahmet Uzumcu.

Putin señaló que Rusia cerró la destrucción de sus depósitos de armas químicas antes de lo previsto, y agregó que el esfuerzo subrayó el compromiso de la nación con los esfuerzos de no proliferación.

“Es realmente un hecho histórico dado el enorme tamaño de los arsenales químicos heredados de la época soviética, lo suficientemente grande como para destruir por completo la vida en la Tierra varias veces”, dijo Putin a través en un video junto a funcionarios rusos.

“Este es un gran paso para hacer el mundo de hoy más seguro y más balanceado”, agregó el presidente ruso.

En un momento, Putin criticó a EE.UU. por quedarse atrás en el desmantelamiento de sus arsenales químicos. “Esperamos que Estados Unidos, así como otras naciones, cumplan con todas sus obligaciones”, dijo.

Rusia puso en marcha el programa de desmantelamiento de sus arsenales de armas químicas cuando todavía estaba recuperándose de la crisis económica post-soviética en los años noventa.

En un inicio contó con el apoyo de Estados Unidos y otras ayudas occidentales, pero más tarde llegó a financiar el programa con sus propias arcas a medida que la economía rusa se recuperaba.

SHARE