Home Noticias Salvador Nasralla: “La situación en Honduras se va a poner peor”

Salvador Nasralla: “La situación en Honduras se va a poner peor”

SHARE

Salvador Nasralla, también conocido como “el señor de la televisión”, lo tiene claro: él es el nuevo presidente de Honduras.

“Nadie en Honduras tiene duda de que yo gané” las elecciones, asegura en una entrevista con BBC Mundo poco después de que el partido que lidera, la Alianza de Oposición contra la Dictadura, impugnara el escrutinio total de los comicios celebrados el 26 de noviembre.

La Alianza defiende que el Tribunal Supremo Electoral (TSE), el ente encargado del conteo, manipuló los datos para dar un segundo mandato al actual presidente, Juan Orlando Hernández, y por eso pide un árbitro internacional.

“Esperamos que la embajada de EE.UU. y la Organización de Estados Americanos, y la Unión Europea, recapaciten”, manifiesta Nasralla, quien llegó a aventajar en casi cinco puntos al actual mandatario en el primer informe presentado por el TSE un día después de las elecciones.

Los últimos datos oficiales, no obstante, muestran un panorama radicalmente distinto: con el 99,89 % de las actas electorales procesadas, Hernández se impone al candidato de la Alianza por el 42,98 % de los votos contra el 41,39 %.

El TSE, de momento, sigue sin proclamar vencedor, a la espera de resolver los recursos e impugnaciones sobre el proceso, y Nasralla advierte que el único anuncio que calmará los ánimos es el de su victoria.

Les presentamos a continuación un extracto de la conversación telefónica mantenida con el candidato, cuando se cumplen dos semanas de la crisis.

Su partido nunca llegó a confirmar si presentaría una impugnación, dando a entender que no tendría mucha utilidad al considerar que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) estaba “contaminado”. ¿Qué le ha llevado a hacerlo ahora?

Lo que pasa es que lo que nosotros estamos presentando es una anulación del escrutinio que se está realizando, que está totalmente viciado.

Nosotros no siempre damos a conocer nuestra estrategia. Dijimos eso pero en estrategia nosotros a veces decimos una cosa para hacer otra, pero en realidad al tener las pruebas del fraude, decidimos presentarla ayer. Y se presentó no solamente desde el punto de vista de las votaciones, sino también un análisis científico de la manera en la que se robaron las elecciones.

Le puedo dar alguna información.

Sí, qué tipo de pruebas presentaron para fundamentar ese supuesto fraude.

Una de las pruebas es que con el 70% de los votos que se recibió el día 26 de noviembre, con ese 70%, se recibió por escáner, por internet, 7.000 actas que tenían la misma definición, pero 5.800 actas con otra definición, lo cual hace suponer que en la transmisión desde las mesas electorales receptoras hacia el centro de cómputo, pasaron por otro lugar donde fueron modificadas esas 5.800 actas escaneadas, porque entraron con diferente resolución; una resolución más baja.

Y eso ocurrió dentro del 70 % que yo gané, se supone que yo gané con el 71%, con una diferencia del 5 %, 120.000 votos a mi favor.

Pero dentro de ese triunfo ya hay robo en la transmisión.

Y, por otro lado, presentamos el análisis de Benford. Que los votos de las elecciones de Honduras muestran un comportamiento totalmente diferente con el 29% que no se transmitió el día de la elección.

Adicionalmente a eso, logramos entrar al sistema y nos dimos cuenta que de 3.275.592 papeletas utilizadas, resulta que no aparecen 3.275.592 votos para presidente, sino que aparecen contabilizados 3.478.258 votos para presidente, lo cual muestra una diferencia de 202.266 votos para presidente que no aparecen en las actas.

Estas tres cosas nosotros las presentamos en la parte de la justificación científica. Pero adicionalmente a esto presentamos una gran cantidad de actas adulteradas que nos hacen demostrarle al mundo que realmente hay un robo en varias etapas del proceso.

Desde el principio, han denunciado en diferentes ámbitos que hubo un fraude electoral. ¿Por qué se ha tardado en llevar las denuncias por un cauce legal? ¿Por qué no antes si se ha venido denunciado desde el principio?

Porque estos son extremos a los que no se debería llegar.

Pero si hay un fraude electoral no es un extremo, es simplemente denunciar lo que está ocurriendo. Es más, lo que presentamos anoche nosotros sabemos que no va a prosperar porque el TSE no es una institución independiente en Honduras. El jefe del Tribunal Electoral es el candidato (actual presidente) Juan Orlando Hernández, o sea que toda nuestra justificación y documento que presentamos anoche para reclamar la anulación del escrutinio y hacer un reconteo, nosotros sabemos que no va a prosperar, nosotros sabemos que ni siquiera nos van a tomar en cuenta.

Pero, y si creen que no va a prosperar, ¿por qué han decidido presentarlo finalmente?

Para agotar la instancia nacional, la instancia local, que las reclamaciones internacionales le piden a uno cuando va a reclamar a las instancias internacionales.

Entonces, ¿presentan esta impugnación de cara a tener esa aprobación internacional?

Nosotros sabemos que nos van a declarar -pese a que, según la revista The Economist yo gané por 21%- perdedores y que van a continuar con la dictadura. Pero queremos tener una justificación para las reclamaciones internacionales y también para justificar las reclamaciones de las personas que van a andar reclamando en las calles.

¿Qué medidas se plantea la Alianza llevar a cabo si el TSE anuncia a Juan Orlando Hernández como ganador?

Solo nos queda reclamar en las calles a nivel local, porque no existe institucionalidad, y dar a conocer, viajar con nuestras pruebas, para que internacionalmente se reconozca la situación de Honduras. Pero ninguna de estas dos soluciones son las soluciones de gente civilizada, por lo tanto realmente apelamos a que haya una conciencia internacional de la situación de un país que está totalmente robado desde el punto de vista jurídico y cuya población se encuentra no sólo en la pobreza, sino también en la indefensión.

Pero, como comentábamos, sí que le queda una opción a la Alianza: presentar una demanda de nulidad de todo el proceso electoral y tumbarlo. Esa posibilidad está recogida en la ley.

Sí está y la presentó el Partido Liberal y otras personas a nivel individual.

Pero la Alianza no la contempla de ninguna manera.

Nosotros no la contemplamos. Pero sería una salida, o sea se está presentando dentro del tiempo. Se presentó por el Partido Liberal. Ellos podrían no atender nuestra demanda y anular las elecciones y programarlas para el próximo año atendiendo como prioridad lo que reclamó el Partido Liberal y otras personas a título individual.

Pero eso ya dependerá del presidente Hernández, que es el jefe del Tribunal Electoral, que es la persona que decide todo en Honduras al mejor estilo del dictador del siglo XXI.

La situación que plantea parece un callejón sin salida. ¿Qué pasará en Honduras si lo que comenta ocurre?

Que cada vez se va a poner peor la situación, la inconformidad de las personas.

Muchísimas personas, incluso profesionales, están amenazando con que se van del país. De continuar con las medidas del neoliberalismo, que ha puesto en práctica -ya con orientación a dictadura- el actual presidente, la mayor parte de la gente que tiene posibilidades económicas para salir a trabajar a países vecinos, se va a ir; y las personas muy humildes, que no tienen ni siquiera la capacidad para obtener dinero para comer porque no hay empleo -recordemos que Honduras tiene un 65 % de pobres y un 40 % de indigentes-, esa gente lo que tratará es de emigrar a Estados Unidos.

 

SHARE