Home Actualidades San Francisco de Asís: Una vida de sacrificios y milagros que marcaron...

San Francisco de Asís: Una vida de sacrificios y milagros que marcaron la historia

SHARE

Giovanni di Pietro Bernardone, nombre de pila de San Francisco de Asís, nació entre 1181 y 1182, en la población de Asís, en Italia.

Tenía una situación económica muy desahogada, gracias a que su padre era comerciante y su madre provenía de familia noble; sin embargo, a lo largo de su vida este santo dio más importancia a las riquezas espirituales.

Considerado como uno de los santos más reconocidos de la Edad Media, comenzó su vida como cualquier joven normal, que ignoraba la importancia de la religión, tanto que se convirtió en soldado para luchar en una gran guerra antes de cumplir 20 años.

La guerra lo cambió para siempre, pues lo convirtió en el hombre protagonista de tantas historias y anécdotas.

La Iglesia: su primer objetivo

La Iglesia católica fue su primer objetivo. La riqueza que ostentaba esta institución en esa época le preocupaba, por lo que se planteó como objetivo recuperar los valores de Jesús.
Para ello abandonó toda riqueza. Los historiadores afirman que vivió en la naturaleza, rebuscando la comida diaria y sin nada más que su fe.

Su carisma era tal que atrajo a muchas personas a su estilo de vida, luego conocidos como los frailes franciscanos.

Patrón de los ecologistas

Quien un día fue famoso por su alocada vida, llena de excesos, ahora era famoso por el amor y conexión que tenía con la naturaleza y los animales. Dormía al aire libre, algo que casi nadie se atrevía a hacer.

Algunos comparan la vida que comenzó tras su regreso de la guerra con la de los animales que con tanto amor cuidaba y veneraba.

Intentó convertir al cristianismo al Sultán de Egipto, con lo que puso en riesgo su vida.

La única finalidad del viaje que emprendió con la caballería era predicar la palabra de Dios. Experimentó el trauma de la guerra y la cárcel, tras la valiente decisión.

Milagros tempranos

Al final de su vida comenzó a experimentar milagros. Su conexión tan grande con Cristo le permitió ser la primera persona en la historia en recibir las heridas de Jesús en su cuerpo.

También cuentan que en sus momentos de oración irradiaba una luz de su cuerpo.

San Francisco concurría a iglesias abandonadas en su juventud, allí oraba y pasaba momentos con Cristo. En una de esas visitas a templos en ruina escuchó la voz de Dios que le decía que reconstruyera esa iglesia, que se trataba de la iglesia de San Damián.

El santo se quitó la ropa y se la entregó a su progenitor junto a una pieza de tela y su caballo. En este momento, se desprendió de todo y reconoció como único padre a Jesús.

Se puede decir que ese día nació San Francisco de Asís.

Francisco el humano

El sacrificio de San Francisco de Asís era tal que los expertos en su vida narran que es posible que éste haya sufrido mucho a causa de la mala nutrición, la deshidratación y el descuido físico.

Además, en más de una ocasión era normal verlo predicando a los animales. Le hablaba a las aves sobre Dios, por lo que para muchos era conocido como “el santo loco”.

SHARE