SHARE

Madison Bumgarner ya puede presumir que se codea entre los grandes lanzadores en la Serie Mundial.

Con otra magistral apertura del zurdo de 25 años, los Gigantes de San Francisco se pusieron a ley de una victoria para conquistar otro campeonato al vencer el domingo 5-0 a los Reales de Kansas City e irse arriba 3-2 en el Clásico de Otoño.

Bumgarner dejó en 4-0 su foja en juegos de la Serie Mundial al cubrir la ruta completa, con pelota de cuatro imparables. Fue la primera blanqueada conseguida en el clásico desde que Josh Beckett, de los Marlins, lo consiguió ante los Yanquis en 2003 para que Florida se coronara.

“¿Saben qué? Por algún motivo, tengo mucha suerte en esta época del año”, dijo Bumgarner.

Pero no es suerte es ser dueño de una efectividad de 0.29, el promedio bajo en la historia de la Serie Mundial para un pitcher con al menos 25 innings lanzados. Apenas ha permitido una carrera en 31 episodios lanzados en el clásico, diseminando 12 hits con cinco boletos y 27 ponches.

Brandon Crawford remolcó tres carreras, Juan Pérez disparó un doble de dos anotaciones y Pablo Sandoval conectó un par de hits y anotó dos veces en el que pudo haber sido su último partido en casa con el uniforme de los Gigantes.

Pero la tarea aún es incompleta. Si quieren proclamarse campeones por tercera vez en cinco años, los Gigantes deberán sumar una victoria en Kansas City.

“Queremos volver a contar con el aliento de nuestra afición en casa, donde será una auténtica locura”, dijo el mánager de los Reales Ned Yost.

Tras un día de descanso, la serie se reanudará el martes en el Kauffman Stadium. Los dos abridores del segundo juego volverán a medirse: el novato dominicano Yordano Ventura por los Reales contra Jake Peavy.

En las 41 ocasiones previas que la Serie Mundial estuvo empatada 2-2 en el formato del mejor de siete juegos, el triunfador del quinto juego se consagró campeón en 27 veces. Pero sólo cuatro lo han logrado en las últimas 11.

Ahora a la par de mitos como Sandy Koufax y Bob Gibson, Bumgarner arrancó tirando humo al sacar cinco de sus primeros nueve outs por la vía de los strikes, y acabó con un total de ocho ponches, sin boletos.

“Lanza con completo aplomo. Tiene sangre fría”, dijo Juan Marichal, el legendario pitcher dominicano de los Gigantes que está en el Salón de la Fama. “Domina a todo el mundo”.

“¡MVP, MVP!” Así corearon los espectadores cuando Bumgarner cumplió su turno al bate en la octava entrada, para pedir que sea el Jugador Más Valioso del Clásico de Otoño. Su llegada a la caja de bateo en ese inning dejó claro que buscaría el juego completo.

“Se te eriza la piel cuando lo ves lanzar y nosotros buscamos hacer todo lo posible para respaldarlo”, declaró Sandoval. “Cuando se sube a la lomita, lo único que está pensando en lanzar y sacar outs”.

San Francisco a un triunfo de conquistar otra Serie Mundial

SHARE