SHARE

Olimpiada de invierno

Sochi en la mira terrorista

Grupos extremistas islámicos en el Cáucaso Norte ruso se adjudicó a través de un video la responsabilidad por el doble atentado en la ciudad sureña de Volgogrado en diciembre, al tiempo que amenazó con atacar los Juegos Olímpicos de invierno en Sochi.

El video fue difundido por un grupo miliciano de Daguestán, una república de mayoría musulmana en la región rusa del norte del Cáucaso.

En el video aparecen dos hombres hablando en ruso que se identifican como miembros del grupo Ansar al-Sunna, uno de los que operan en Irak. No quedó claro si recibieron recursos o entrenamiento del grupo o sólo adoptaron su nombre.

Nadie había dicho ser responsable de los ataques, en los que murieron 34 personas en total y generaron temores en torno a la seguridad de las olimpiadas a efectuarse en febrero en la ciudad turística de Sochi, ubicada a orillas del Mar Negro.

En el video, los hombres le advierten al presidente Vladimir Putin que, si los juegos se realizan, “te daremos un regalo por la sangre musulmana inocente que está siendo derramada en todo el mundo”.

“Para los turistas que acudan también habrá un regalo”, agregan.

El video fue colocado en el cibersitio del grupo extremista Vilayat Daguestán.

No se ha confirmado si los dos hombres fueron quienes ejecutaron el atentado suicida como se señala en el video.

Las fuerzas de seguridad rusa se encuentran en extrema alerta para resguardar la seguridad en Sochi, y se teme que como mínimo las amenazas terroristas reduzcan en gran escala la participación turística en las olimpiadas.

Mega operativo contra viudas negras terroristas

A unos días del inicio de las Olimpiadas de Invierno, autoridades realizan una cacería para capturar a posibles atacantes suicidas. Fuerzas de seguridad rusas buscaban a tres mujeres consideradas potenciales atacantes terroristas suicidas, una de las cuales se piensa está en Sochi. Volantes policiales contienen advertencias sobre las tres mujeres. Una carta de la policía dice que una de ellas, Ruzanna Ibragimova, de 22 años y viuda de un extremista islámico muerto, estaba en Sochi.

(Despachos combinados)

SHARE