SHARE

Uno de los dos científicos más importantes del mundo, el hindú Veerabhadran Ramanathan, en el tema de cambio climático, afirmó que el trabajo empieza hoy para toda la humanidad y es tan grave que solo la religión puede salvar al planeta del efecto irreversible de la contaminación.

El investigador y académico de la Universidad de California en San Diego, y quien sin ser católico es parte de la Academia Vaticana de la Ciencia, que estudia los graves problemas del cambio climático, indicó que esto se forma a partir de que los productos del petróleo en los automóviles, el gas natural y el carbón producen gases contaminantes que envuelven al planeta y atrapan el calor.

Esto, dijo, va a empeorar en 20 o 30 años, va a ser terrible y la pregunta es, ante el auditorio que lo escuchaba en el marco de Tijuana Innovadora 2014, ¿qué pueden hacer los seres humanos para aminorar el paso?

La contaminación es emitida por mil millones de los habitantes de la tierra que son causantes de ello, con las peores consecuencias que resentirán tres mil millones de personas que se encuentran en estratos inferiores y que nada tienen que ver con este cambio.

Ellos no tienen acceso al combustible fósil, por lo que se convierte en un problema de ética y moralidad, precisó el científico, y agregó que es mejor pensar que vivimos en dos mundos distintos: uno, el de los mil millones que no tienen límite en la quema del combustible fósil; y el segundo, los tres mil millones de clase baja que desconocen que existe ese combustible porque no tienen acceso a él.

El simple humo por combustión que sale de las chozas de las personas humildes, mata a cuatro millones de mujeres y niños, y el 50% de la energía que se consume en el planeta lo consumen mil millones, y solo el 6% tres mil millones.

El ganador del premio ambiental de la ONU en el 2013, precisó la velocidad de la contaminación con un ejemplo: el aire que transporta los contaminantes puede viajar desde China hasta América en cinco días y la biomasa de África llega hasta el Atlántico.

Debemos dejar de echarnos la culpa unos a otros, dijo, y trabajar con la ayuda de Dios para salvar al planeta, porque las inundaciones en unos casos y las sequías en otros no son casualidad, es parte de lo que apenas comienza, y si no trabajamos todos, es ya irreversible.

Solo la religión puede salvar crisis del planeta

SHARE