SHARE

SAN DIEGO, Estados Unidos, jul. 10, 2014. – El cuarto vuelo que hoy trasladaría a 140 inmigrantes centroamericanos de Texas a San Diego, en California, fue suspendido a última hora y por el momento no hay planes de reanudar estos viajes, informó la Patrulla Fronteriza.

El oficial de la Patrulla Fronteriza Paul Carr explicó a Efe que ha bajado la afluencia de inmigrantes en Texas y que utilizarán equipo de vídeo para procesar a los inmigrantes en ese estado.

Entre tanto, la Policía de Murrieta, en el condado Riverside, señaló que fueron notificados de que no llegaría un vuelo ni el jueves, ni por lo que resta de la semana.

“Es una victoria para nuestro movimiento, vamos a impedir que los indocumentados sigan rompiendo la ley y nadie los detenga”, dijo a Efe vía telefónica la portavoz de la organización “weThe People”.

Entre tanto, fuentes federales informaron hoy a Efe de que la mayoría de los 52 mil menores centroamericanos que ingresaron al país ilegalmente en lo que va del año fiscal ya se encuentran con miembros de su familia.

“El 96 por ciento de los menores del programa de Niños Inmigrantes no Acompañados, 49 mil 567, han sido entregados después de haber verificado al patrocinador en Estados Unidos”, dijo hoy a Efe Kenneth J. Wolfe, portavoz de la Administración de Niños y Familias del Departamento de Salud (HHS).

En los últimos diez días, poco más de 400 inmigrantes centroamericanos han llegado de Texas hacia distintas estaciones de la Patrulla Fronteriza en el condado para ser procesados.

El primer grupo pretendía ingresar a la estación en Murrieta, pero manifestantes impidieron el paso al plantarse frente a los tres autobuses que transportaban inmigrantes, ante la nula respuesta de la policía local.

Tres grupos llegaron al aeropuerto de San Diego, de manera paulatina cada tres días, mientras que uno más lo hizo a Yuma, en Arizona, de donde fue transportado vía terrestre hasta la estación en El Centro, en California.

Poco a poco, inmigrantes, principalmente madres con sus niños pequeños, han sido liberados por la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), que les concede una cita para presentarse en corte ante un juez que evalúe si recibirán algún alivio migratorio como asilo político o si serán deportados.

Ante la situación, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) interpuso una demanda en contra del gobierno federal, al considerar que ha fallado en proveer representación legal a inmigrantes.

Mientras tanto, organizaciones comunitarias reúnen ayuda humanitaria que será enviada tanto a albergues locales como a los centros de detención, incluyendo una campaña por reunir osos de peluche con los que se da la bienvenida a menores.

Enrique Morones, director de Ángeles de la Frontera, dijo que fueron notificados de que el vuelo de hoy sería cancelado, y desconoce cuál será el siguiente paso que tomarán autoridades federales.

Dicho grupo ha reunido más de 15 toneladas de donativos como agua, ropa, cobijas, comida enlatada o artículos de higiene para apoyar a inmigrantes centroamericanos.

“La idea es que vayamos a recibirlos mientras están esperando o vienen por ellos, para ayudarles con el boleto de avión o tren”, dijo.

“Aquellos a quienes están liberando es porque tienen a alguien que los va a recoger o tienen un lugar a donde ir”, explicó.

El activista señaló que algunos de los donativos han llegado por paquetería desde Murrieta, de miembros de la comunidad que desean recordar que el sentimiento en contra de inmigrantes no es generalizado.

El voluntario Hugo Castro lamentó las protestas antiinmigrantes que se han registrado desde que iniciaron los traslados, aunque afirmó que en San Diego “son más los que apoyan y tienen sed de justicia”.

Suspenden vuelo con 140 migrantes

SHARE