Home Actualidades The Washington Post: la reacción del ala conservadora del Vaticano contra Francisco

The Washington Post: la reacción del ala conservadora del Vaticano contra Francisco

SHARE

A principios de este año, el cardenal conservador Raymond Burke lanzó advertencias al papa Francisco. En un encuentro con periodistas franceses, dijo que se iba a “resistir” a los cambios y puso en duda la autoridad del Sumo Pontífice. “Hay que estar muy atentos con respecto al poder del Papa”, expresó el religioso.

También sostuvo que el poder papal “no es absoluto”; y agregó: “El Papa no tiene el poder de cambiar la enseñanza o la doctrina”.

El periódico The Washington Post publicó que esas palabras de Burke expusieron lo que está emergiendo rápidamente como una “guerra cultural” sobre el papado de Francisco y la poderosa jerarquía que gobierna la Iglesia Católica.

Este mes, agrega el diario, Francisco hace su primer viaje a los Estados Unidos en momentos en que sus aliados progresistas lo anuncian como un “revolucionario”, un hombre que amplió la semana pasada el poder de los sacerdotes de perdonar a las mujeres que cometen lo que las enseñanzas católicas llaman el “pecado mortal del aborto”.

El domingo, llamó a todas las parroquias católicas de Europa a ofrecer refugio a las familias de exiliados que arriesgan todo por escapar de la guerra en Siria y de otros focos de conflicto y la pobreza.

Sin embargo, analiza el Post, mientras se produjo un vuelco en la percepción que la Iglesia da hacia afuera,Francisco también está lidiando con una reacción conservadora dentro de la propia iglesia.

Los conservadores replican que en el actual clima de creciente pensamiento liberal, han sido empujados a una posición en la que “la defensa de las verdaderas enseñanzas de la iglesia te hace ver como un enemigo del Papa”, dijo un funcionario conservador que prefirió mantener el anonimato.

“Tenemos un problema grave en este momento, una situación muy alarmante, donde sacerdotes y obispos católicos están diciendo y haciendo cosas que están en contra de lo que enseña la Iglesia, hablando de uniones del mismo sexo, acerca de la Comunión para aquellos que están viviendo en adulterio”, dijo el funcionario. “Y, sin embargo, el Papa no hace nada. Así que la conclusión es que esto es lo que quiere el Papa”.

En una carta abierta a su diócesis, el obispo Thomas Tobin de Providence, Rhode Island, escribió: “Al tratar de satisfacer las necesidades de la época -como Francisco sugiere- la Iglesia corre el riesgo de perder su valiente voz, contracultural, profética, una que el mundo necesita oír”. Por su parte, Burke, el cardenal de Wisconsin, ha definido a la iglesia de Francisco como “un barco sin timón”.

En los círculos conservadores, la palabra “confusión” se ha convertido en un eufemismo para censurar el papado sin mencionar el Papa. Por ejemplo, recuerda el Washington Post, 500 sacerdotes católicos de Gran Bretaña redactaron una carta abierta en la que expresaron la “confusión” por “la enseñanza moral católica” a raíz de la Conferencia Episcopal sobre la familia el año pasado.

Los conservadores ya han puesto en marcha una campaña en contra de un posible cambio de política que otorgaría a los católicos divorciados y vueltos a casar el derecho de tomar la Comunión en la Misa.

El año pasado, cinco altos dirigentes -incluyendo Burke y el conservador cardenal Carlo Caffarra de Bolonia, Italia-, redactaron lo que se ha conocido como “el manifiesto” en contra de ese cambio. En julio, un DVD distribuido a cientos de diócesis en Europa y Australia, y respaldado por miembros del clero católico conservador,hizo el mismo llamado.

The Washington Post: la reacción del ala conservadora del Vaticano contra Francisco

SHARE