Advertisement

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó el lunes con convertir el control a la inmigración por parte de México en una condición para alcanzar un nuevo acuerdo dentro de la renegociación del TLCAN, demandando a su vecino que detenga la salida ilegal de sus ciudadanos.

“México, que tiene unas leyes de inmigración muy duras, debe impedir que la gente cruce México y entre a EEUU. Puede que lo convirtamos en una condición para el nuevo Acuerdo del TLCAN. ¡Nuestro País no puede aceptar lo que está ocurriendo!”, escribió el mandatario estadounidense en un mensaje de Twitter.

Advertisemen

Poco después, el canciller mexicano, Luis Videgaray, respondió en su cuenta de Twitter que “México decide su política migratoria de manera soberana y que la cooperación migratoria con EUA (Estados Unidos) ocurre por así convenir a México. Sería inaceptable condicionar la renegociación del TLCAN a acciones migratorias fuera de este marco de cooperación”.

El presidente estadounidense había hecho amenazas similares en relación con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y la inmigración este mes, ante el avance de una “caravana” de migrantes a través de México: “Deben detener los flujos de droga y personas o voy a detener su flujo de dinero; el TLCAN”, tuiteó Trump a comienzos de abril.

No obstante, la discusión sobre los controles migratorios no ha sido parte de las negociaciones formales del nuevo TLCAN y, según todas las partes -incluido Trump-, las conversaciones están avanzando.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, afirmó que espera que pronto se selle un acuerdo sobre una versión renovada del TLCAN, que incluye a México, Canadá y Estados Unidos.

En declaraciones ofrecidas en una feria de comercio en la ciudad alemana de Hannover, Peña Nieto dijo que cree que las diferencias entre las partes podrían superarse para actualizar un acuerdo firmado hace 24 años y que implica cerca de 1,2 billones de dólares en comercio trilateral anual.

El viernes, Canadá y México dijeron que se lograron buenos progresos en las conversaciones con Estados Unidos y que representantes de los tres países volverán a reunirse el martes en Washington para intentar cerrar un acuerdo.