Home Noticias Trump defiende la dureza con Australia, mientras fortalece la relación con Rusia

Trump defiende la dureza con Australia, mientras fortalece la relación con Rusia

SHARE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, avisaba ayer que “las duras llamadas telefónicas son necesarias” porque “el mundo tiene serios problemas”. Con estas declaraciones, el republicano defendió las tensas conversaciones telefónicas no sólo con su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, sino con el primer ministro australiano, Malcolm Turnmbull.

Trump indicó al mandatario de uno de los principales aliados de Estados Unidos que la conversación que mantuvieron el miércoles era, “de lejos, la peor” de las cinco que había sostenido hasta el momento con mandatarios internacionales, incluido el ruso, Vladimir Putin.

“El mundo está en problemas. Pero vamos a resolverlo, es lo que hago. Créanme. Cuando hablan de las duras llamadas que estoy teniendo, no se preocupen. Simplemente no se preocupen. Debemos ser duros, es tiempo de que seamos duros. Estamos siendo aventajados virtualmente por todas las naciones del mundo. Eso no volverá a pasar”, señaló este jueves Trump.

Durante la tensa conversación, que sólo duró 25 minutos en lugar de una hora, como estaba inicialmente previsto, el inquilino de la Casa Blanca se mostró completamente decepcionado por el acuerdo firmado por la Administración Obama y Australia en lo que a la acogida de refugiados se refiere. Sin embargo, Turnbull confirmó que la relación de su país con Estados Unidos sigue siendo “muy fuerte” y negó que Trump le colgase, diciendo que la conversación había terminado “cortésmente”.

Suavidad con Rusia
Paralelamente, el Departamento del Tesoro, todavía a la espera de la confirmación de Steven Mnuchin, modificó sus sanciones para vender productos informáticos a Rusia, entre las que se incluyeron ciertas exenciones para el Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB, antiguo KGB), órgano encargado de otorgar licencias para importaciones tecnológicas. Una decisión que sigue fortaleciendo la relación entre la Casa Blanca y el Kremlin.

Sin embargo, Trump comentó que no había “suavizado nada” (en alusión a las sanciones), tras las especulaciones sobre el hecho de que la medida del Tesoro sea sólo el comienzo de un progresivo levantamiento de las sanciones económicas a Rusia.

Hablando de sanciones a Rusia y tensiones diplomáticas, el nuevo secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, urgió ayer a sus nuevos empleados poner a un lado sus diferencias personales para trabajar como “un equipo” por el bien del país. En su primer día como jefe de la diplomacia estadounidense, Tillerson quiso poner fin al malestar creado en el Departamento de Estado por algunas medidas del presidente, como el decreto que suspende temporalmente la entrada de refugiados y ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

SHARE