Advertisement

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó hoy la creación de una oficina dedicada a coordinar los esfuerzos de su administración para identificar a aquellos inmigrantes o visitantes que puedan resultar una “amenaza” para la seguridad del país. Lo hizo a través de una resolución que ordena la creación del Centro Nacional de Escrutinio (NVC, en inglés).

El NVC “coordinará los esfuerzos de los departamentos y agencias para identificar mejor a los individuos que quieran entrar al país y que representen una amenaza a la seguridad nacional, la seguridad fronteriza o la seguridad pública”, explicó la vocera de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, en un comunicado.

Advertisemen

La nueva oficina tendrá su sede en el Departamento de Seguridad Nacional pero trabajará conjuntamente con los departamentos de Estado y de Justicia, así como con las diversas agencias de inteligencia, indicó la resolución.

La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, nombrará al director del NVC y los secretarios de Estado y de Justicia, Rex Tillerson y Jeff Sessions, designarán a un subdirector cada uno, según consignó la agencia de noticias EFE.

“El NVC apoyará un trabajo sin precedente del Departamento de Seguridad Nacional y de toda la comunidad de inteligencia de Estados Unidos para evitar que los terroristas, los criminales violentos y otros individuos peligrosos lleguen a nuestras costas”, dijo Nielsen en un comunicado.

Por otra parte, Trump afirmó que es “vergonzoso” que el presunto responsable del accidente de automóvil en el que murió el jugador de la liga profesional de fútbol americano Edwin Jackson sea un guatemalteco indocumentado, y exigió dureza contra la inmigración ilegal.

“Es vergonzoso que una persona que está ilegalmente en nuestro país matara al jugador de los Colts, Edwin Jackson. Esta una de las muchas tragedias evitables”, señaló Trump en su cuenta de Twitter.

El mandatario recalcó que deben hacer “que los demócratas sean más duros en la frontera, y con la inmigración ilegal. ¡RÁPIDO!”.

Trump vinculó en numerosas ocasiones la inmigración ilegal con el auge de la criminalidad, aunque varios estudios demostraron que las comunidades de inmigrantes indocumentados exhiben tasas de criminalidad más bajas que los grupos nativos.

La Policía Estatal de Indiana informó ayer que el presunto responsable del accidente que quitó la vida a dos personas, incluyendo el jugador de los Colts de Indianapolis, es un guatemalteco indocumentado que había sido deportado en dos ocasiones.

Según las autoridades locales, el suceso, que ocurrió en la madrugada del domingo, fue motivado por Manuel Orrego Savala, un guatemalteco de 37 años que supuestamente conducía bajo los efectos del alcohol.

Jackson, de 26 años, estaba fuera del automóvil junto al conductor de Uber Jeffrey Monroe, de 54 años, cuando fueron embestidos por una camioneta manejada por el guatemalteco, lo cual les produjo la muerte.

La policía estatal señaló en un comunicado que Orrego Savala había sido deportado en dos ocasiones, en 2007 y en 2009, y que se desconoce cómo volvió a entrar al país.