SHARE

El presidente de EE.UU., Donald Trump, revocó hoy una norma proclamada por su antecesor, Barack Obama, y que permitía a los alumnos transexuales usar los baños y los vestuarios que prefieran en función del género con el que se identifiquen.

Esta decisión sumerge al mandatario en una nueva batalla con numerosos congresistas del Partido Demócrata e importantes grupos de presión, como Human Rights Campaign, asociación que impulsó la legalización del matrimonio homosexual en EE.UU. y que consideró “vergonzosa” la decisión de Trump.

El Departamento de Justicia y el de Educación enviaron hoy una carta a las escuelas públicas del país para notificarles que el Gobierno había decidido suspender la anterior directiva debido a la confusión que había creado a nivel local por los diversos litigios que enfrentaba en diferentes cortes del país.

En su misiva, los dos departamentos consideran que “debe tenerse debidamente en cuenta el papel de los estados y los distritos escolares en el establecimiento de la política educativa”.

En ese sentido, el fiscal general, Jeff Sessions, argumentó en un comunicado que el acceso de los estudiantes transexuales a los baños y vestuarios que coinciden con su identidad de género es un asunto sobre el que deben decidir los distritos escolares y los gobiernos locales, no el Gobierno federal.

De esta forma, el Gobierno Trump se puso del lado de los estados gobernados por republicanos que aseguraban que Obama se excedió en su poder al proclamar una norma que, aunque no tenía rango de ley, amenazaba con arrebatar fondos federales a las escuelas que no permitieran a los alumnos usar los baños de su elección.

Sin la norma de Obama, ahora las entidades locales tendrán libertad para proclamar sus propias leyes y determinar si los estudiantes pueden o no usar los baños que deseen de acuerdo con el género con el que se identifiquen, en vez de en consonancia con el sexo de su certificado de nacimiento.

En su carta a las escuelas, el Departamento de Justicia y de Educación consideraron que el sistema educativo debe asegurarse de que todos los alumnos, incluidos aquellos que pertenecen a la comunidad lésbica, gay, bisexual y transexual (LGBT), pueden “aprender y prosperar en un ambiente seguro”.

La decisión de Trump no afecta a la parte de la norma de Obama que instruía a las escuelas a prevenir el caso escolar.

Poco después del anuncio, varios demócratas del Congreso, como la líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el senador Dick Durbin, consideraron que la decisión de Trump acentuará la discriminación de los estudiantes transexuales en las escuelas de Estados Unidos.

“Retirar la histórica norma del Gobierno de Obama para proteger a los estudiantes transexuales es un duro golpe para un grupo de jóvenes ya vulnerable de por sí”, consideró Pelosi, quien argumentó que este es un asunto de “igualdad para todos” y no de la autonomía de los estados frente al poder del Gobierno federal.
El Gobierno de Trump ha defendido que su decisión sobre los transexuales obedece al respeto del mandatario por los derechos de los estados, pero organizaciones como Human Rights Campaign consideran que este “cruel ataque” a los niños muestra el desprecio del nuevo presidente a la comunidad LGTB.

SHARE