Home Actualidades Trump y Clinton ganan elecciones primarias en Nueva York

Trump y Clinton ganan elecciones primarias en Nueva York

SHARE

Donald Trump y Hillary Clinton ganaron con facilidad sus respectivas elecciones primarias en Nueva York. El multimillonario se recuperó de una difícil racha en la contienda republicana y la ex secretaria de Estado se puso más cerca de asegurar la candidatura demócrata.

La victoria de Trump en Nueva York dio impulso psicológico a su campaña, aunque su marcha hacia la candidatura presidencial republicana todavía depende de los delegados que obtenga.

Si logra más del 50% de los votos, el magnate reforzaría su posición para llevarse la mayoría de los 95 delegados de Nueva York, una pesca impresionante. El magnate y la ex secretaria de Estado marchan como favoritos para lograr las candidaturas presidenciales de sus partidos.

Trump encabeza la contienda interna por la candidatura presidencial republicana con 756 delegados, seguido del senador Ted Cruz que acumula 559 y el gobernador de Ohio, John Kasich, que ha logrado 144.
Para convertirse en el abanderado presidencial republicano es necesario ganar 1.237 delegados.

En el bando demócrata, Clinton acumula 1.862 delegados mientras que el senador Bernie Sanders, 1.161. Esos totales incluyen tanto a los delegados surgidos de elecciones primarias y asambleas partidarias, que han comprometido su apoyo a alguno de los precandidatos, como a los superdelegados, miembros del partido que pueden apoyar a cualquiera de los contrincantes, sin importar los resultados de sus respectivos estados.

Para ganar la candidatura presidencial demócrata es necesario reunir 2.383 delegados.

Trump obtuvo más del 50% de los votos en Nueva York y se enfilaba a lograr una gran pesca de delegados en su estado natal, un imponente desempeño que lo coloca en la senda a la candidatura presidencial republicana si sigue logrando victorias.

El multimillonario obtuvo al menos la mitad de los 95 delegados en disputa el martes y posiblemente aumente su número en los distritos legislativos individuales.

“Ya no hay competencia”, afirmó Trump durante un acto de victoria en el vestíbulo de la torre que lleva su apellido en Manhattan.

El multimillonario aderezó sus declaraciones con más referencias a la economía y otras propuestas, reflejo de que cuenta con un nuevo equipo de asesores que buscan profesionalizarle la campaña.

Por su parte, Clinton amplió con la victoria su ventaja en delegados sobre su contrincante Bernie Sanders, a quien frustró la oportunidad crucial que tenía para reducir la diferencia entre ambos.

Sanders se comprometió a disputarle a Clinton cada elección primaria o caucus, aunque sus posibilidades de rebasarla en delegados son bajas a estas alturas de la contienda.

“La contienda por la candidatura presidencial está en su último trayecto, la victoria está a la vista”, declaró Clinton ante simpatizantes que la aclamaban.

De los 247 delegados en disputa, Clinton se llevó al menos 104 y Sanders, 85. Faltaban por repartir numerosos delegados, lo que depende del escrutinio definitivo.

“Hemos intentado lograr la victoria”, declaró Sanders. “Hemos recorrido un largo trecho en los últimos 11 meses y vamos a luchar hasta el final del proceso”, agregó.

Aclaran su camino a la nominación

Hillary Clinton salió de las primarias de Nueva York un paso más cerca de conseguir la candidatura demócrata a la presidencia y convertirse en la primera mujer en hacerlo. El republicano Donald Trump reforzó su propia carrera hacia las elecciones generales con una contundente victoria, pero tiene poco margen de error en los estados que quedan por disputar.

Los favoritos esperan repetir sus triunfos de Nueva York en varios estados del noroeste que serán los próximos en elegir a sus candidatos. Clinton tenía previsto pasar el miércoles haciendo campaña en Pennsylvania, mientras que Trump tenía un mitin previsto en Maryland, así como Indiana.

Después de su victoria en Nueva York, una entusiasta Clinton dejó claro que se estaba centrando en las elecciones generales, tras una pugna inesperadamente competitiva con Bernie Sanders.

“La carrera por la candidatura está en la recta final, y la victoria está a la vista”, declaró Clinton entre los vítores de sus seguidores. Sólo mencionó a Sanders de pasada para hacer una llamada a sus leales partidarios, dejando las palabras duras para Trump y le senador por Texas Ted Cruz, a los que describió como “peligrosos” para Estados Unidos.

También Trump se mostró deseoso de dejar atrás las primarias republicanas. Con al menos 89 delegados neoyorquinos en su haber, insistió en que es “imposible” que ninguno de sus rivales le atrape y advirtió a los líderes del partido en contra de intentar arrebatarle la candidatura en la convención republicana.

El gobernador de Ohio, John Kasich, logró al menos tres delegados. Cruz corría el riesgo de quedarse sin ninguno. Ninguno de los dos tiene opciones matemáticas de conseguir la candidatura republicana antes de la convención de julio, aunque confían en obstaculizar la nominación automática de Trump y sobrepasarle en el congreso del partido.

Cruz mostró la victoria de Trump en Nueva York como poco más que “un político que gana en su estado natal”, y después imploró a los republicanos que se unan en su candidatura.

“Debemos unir al Partido Republicano porque hacerlo es el primer paso para unir a todos los estadounidenses”, dijo Cruz. El senador, en su primera legislatura en el Congreso nacional y que ha chocado varias veces con su propio partido, sólo ha encontrado un tibio apoyo de la cúpula republicana, que le ve como la única opción de detener a Trump.

La victoria de Clinton aumentó su cuenta de delegados, y ya suma el 80% de lo que necesita para obtener la candidatura demócrata que se le escapó hace ocho años. Dirigiéndose a los leales seguidores de Sanders, Clinton dijo que “es más lo que nos une que lo que nos separa”.

Lo sondeos de salida apuntaban a que los demócratas estaban dispuestos a apoyar a quien sea el candidato del partido. Casi 7 de cada 10 partidarios de Sanders en Nueva York dirían que sin duda o probablemente votarían a Clinton si es la candidata final.
Sanders se ganó a los jóvenes y progresistas de Nueva York, como en otras partes del país, pero no lo suficiente como para conseguir la victoria decisiva que necesitaba para cambiar el rumbo de la carrera demócrata. Aun así, el senador por Vermont prometió seguir peleando.

“Tenemos una posibilidad de victoria”, dijo en una entrevista con Associated Press. Sin embargo, su asesor principal, Tad Devine, dio más tarde que la campaña tenía previsto “sentarnos y analizar dónde estamos” tras las primarias de la semana que viene.

De los 247 delegados demócratas en juego en Nueva York, Clinton consiguió al menos 135, mientras que Sanders ganó al menos 104.

Trump necesitaba una victoria clara en Nueva York para mantener con vida sus aspiraciones de lograr la candidatura antes de la convención de julio, y acallar a los críticos que dicen que la larga temporada de primarias ha dejado al descubierto grandes deficiencias en su campaña.

Después de pasar meses dependiendo de una pequeña plantilla, el magnate ha empezado a contratar más veteranos experimentados en campañas.

Cruz intenta mantenerse lo bastante cerca en la carrera por los delegados como para forzar una convención abierta en la que se elija al candidato. Su campaña confía en que ha dominado el complicado proceso de ganarse a delegados concretos que podrían votar cambiar su voto al senador de Texas tras una primera ronda de votación en el congreso.

Kasich, el tercer republicano que sigue en la carrera, superó a Cruz el martes y se niega a suspender su campaña pese a ganar sólo en su estado natal.

Aunque Trump presume de llevar nuevos miembros al partido, hace que algunos republicanos teman que su candidatura pueda dividir al partido. Entre los votantes republicanos en Nueva York, casi 6 de cada 10 dijeron que las primarias están dividiendo al partido, según sondeos de salida.

Aun así, unos 7 de cada 10 republicanos neoyorquinos dijeron que la candidatura republicana debería obtenerla el aspirante con más votos en las primarias.

Los sondeos fueron realizados por Edison Research para Associated Press y cadenas de televisión.

Trump lidera ahora la carrera republicana con 845 delegados, por delante de Cruz con 559 y Kasich con 147. Conseguir la candidatura requiere 1.237.

Entre los demócratas, Clinton suma ahora 1.893 delegados ante los 1.180 de Sanders. Esos totales incluyen tanto los delegados asignados por las primarias y asambleas de partido como los superdelegados, cargos del partido que pueden respaldar al candidato que prefieran independientemente de la votación en su estado. La candidatura demócrata se asigna con 2.383 delegados.

Trump y Clinton ganan elecciones primarias en Nueva York

SHARE