Advertisement

Se mueve como un péndulo, pero a diferencia de otras oscilaciones, puede arrastrar miles de millones de dólares en pocas horas.

En el último año el precio del petróleo ha aumentado casi 50%. Pero cuando a mediados de mayo superó la barrera de los US$80 el barril -el valor más alto desde noviembre de 2014- se encendieron las alarmas y los expertos comenzaron a decretar “el inicio del fin” de la era del petróleo barato.

Advertisemen

El salto del precio se produjo en medio de la inquietud en los mercados debido a los potenciales efectos de las sanciones de Estados Unidos sobre Irán.

Expertos e inversionistas como el banco Goldman Sachs plantearon en las últimas semanas que la demanda por el producto superará a la oferta en el corto plazo, mientras que el banco estadounidense Morgan Stanley elevó sus proyecciones de aumento en el valor del barril para este año y los dos siguientes.

Aunque, como suele ocurrir, el mercado es imprevisible y los países exportadores -con Arabia Saudita a la cabeza y Rusia de aliado- han estado lanzando señales mixtas. De hecho, en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo, acordaron moderar los recortes de su producción petrolera durante este año.

Sin embargo, los más escépticos no consideran que ese anuncio altere sustancialmente la tendencia del mercado en el largo plazo (ni las ganas de Riad de que el barril siga subiendo antes de la apertura parcial a bolsa de su petrolera estatal, Aramco, prevista en un principio para 2018 y retrasada recientemente hasta 2019).

Las siguientes son 3 causas que explican por qué operadores y analistas piensan que estamos frente al fin de la era del petróleo barato.