¿A qué edad puede hacer pesas su hijo?

0
377

Es común escuchar la típica frase dirigidas a niños y jovencitos de “no entrenes con pesas que te vas a quedar bajito, dado que se atrofia el crecimiento”.

Al respecto hay un mito, que parece ser que unos investigadores nipones en los años 70 realizaron diversas investigaciones con niños que trabajaban en fábricas portando cargas pesadas durante un gran número de horas, y observaron que a pesar del ejercicio diario que desarrollaban, eran de constitución muy bajitos, achacándoselo a hacer esa actividad de tanto esfuerzo desde temprana edad, y por tanto, el trabajo de carga forzado podía lesionar las placas de crecimiento de los muchachos, al disminuir la testosterona.

Para minimizar riesgos, el entrenamiento con pesas ligeras, lento, progresivo, controlado y bien supervisado por un buen entrenador personal, puede traer beneficios a los jovencitos en edad de desarrollo. Solo que no lo debemos confundir con las actividades de levantamiento de pesas, tales como halterofilia, fisicoculturismo y el Powerlifting, modalidades competitivas en donde el objetivo es tener músculos muy grandes, bien definidos y fuertes, o levantar cada vez mayor peso.

Lo cierto es que, esta disciplina no es aconsejable a temprana edad sin el respectivo control y supervisión de un entrenador personal, puesto que puede producir un aumento muy rápido de la fuerza en tendones, músculos y ligamentos, pudiendo sobrepasar el esfuerzo límite de riesgo para los puntos de inserción en los huesos inmaduros al generar demasiada sobrecarga en esas zonas provocando inflamación, insercionitis y lesiones del cartílago de crecimiento por el impacto fuerte y el deslizamiento de estos.
Según Mary L. Gavin, MD, en artículo del KIDSHEALTH, edición agosto 2013, una vez el niño llegue a la edad de la pubertad, aproximadamente a los 13 o 14 años, puede comenzar a ir al gimnasio para hacer entrenamiento de pesas, limitado a la resistencia y no a la fuerza, pero siempre es recomendable que el mismo sea supervisado por un entrenador personal debidamente licenciado para evitar que se lastimen o hagan algo que sea contraproducente.

Entre la edad de los 14 a los 17 años, son muchos jóvenes en pleno desarrollo muscular que deciden empezar hacer ejercicios con pesas al abandonar otros deportes, como el fútbol, baloncesto o el tenis, requiriendo un mayor control y supervisión.

Además, los chicos pueden crecer y desarrollar su físico de manera natural hasta los 21 a 24 años, no siendo recomendable realizar ciertos ejercicios o utilizar algunas máquinas del gimnasio que requieren de un esfuerzo extraordinario.
Estos adolescentes pueden hacer pesas, pero dirigido a los ejercicios de resistencia y no de fuerza, ya que las sobrecargas musculares son una de las principales que provocan lesiones. Por eso, es primordial que cuando se inicien en este tipo de manifestación física lo hagan de la mano de un profesional especializado a tales efectos para que, asesore, supervise la forma y postura de ejecutar correctamente el ejercicio, y recomiende los pesos, sesiones y repeticiones en la unidad de tiempo a realizar.

En definitiva, una buena planificación de entrenamiento de pesas en los niños y jóvenes llevada a cabo por un experto en la materia, favorecerá el desarrollo muscular y óseo, evitando lesiones, y en el peor de los casos atrofiar el crecimiento y desarrollo.

Por tales motivos, se recomiendan realizar esfuerzos a través de ejercicios que solo dependan de la manualidad del propio cuerpo, en los que se utilice el propio peso del cuerpo como carga, tales como planchas o lagartijas, barras, abdominales, sentadillas o cuclillas, la alternativa de ejercicios en equipos de multiuso de poleas, pelotas medicinales, las bandas, ligas y tensores entre los más conocidos. Y, la actividad física de las pesas, limitarla a levantar pesos ligeros, para ejecutar muchas repeticiones, como por ejemplo desde unos quince a veinte movimientos para cada grupo muscular en el que se esté trabajando.
Algunos expertos consideran tan solo ejecutar dos series de cada ejercicio, acotados entre seis a diez tipos distintos de ejercicios en una hora de rutina, y no más de tres días de ejercicios a la semana para evitar sobrecargar el cuerpo, facilitando el suficiente tiempo de descanso.

La activación muscular, lo comúnmente llamado calentamiento y el estiramiento serán de mayor exigencia en ejercicios con pesas antes de empezar, durante y al terminar, que en otras modalidades.

Entonces, el entrenamiento con pesas puede ser benéfico a cualquier edad, pero siempre se debe contar con un entrenador personal que dirija, controle y supervise susodicha actividad física.

Las puertas de Calvet Personal Training LLC, institución dedicada a la salud, están abiertas para contagiarse con los buenos hábitos dirigidos hacia una mejor calidad de vida.
Visítenos en el 7428 S Dixie Hwy, West Palm Beach, Fl, 33405, con una previa cita a través del 561-512-9081, o vía info@calvetpersonaltraining.com, incluso usando nuestra página web
www.calvetpersonaltraining.com.

Artículo en idioma inglés, clic siguiente link:
https://bit.ly/3xqJr4C