Advertisement

EFE – Miami cuenta ya con un servicio ferroviario de alta velocidad, tras la llegada y salida de los primeros trenes de pasajeros de la compañía Brightline en la flamante estación ubicada en el centro de la ciudad y que ha sido inaugurada el sábado.

Este servicio, que ya conectaba las ciudades de Fort Lauderdale y West Palm Beach, ha echado a andar esta mañana los primeros trenes de alta velocidad hasta Miami, extendiendo así su trayecto en medio de una expectación que generó la venta anticipada de todos los billetes disponibles para el fin de semana.

Advertisemen

“Me parece muy bueno y una buena alternativa a manejar”, dijo el pasajero Francisco Pajes, que arribó a Miami procedente de West Palm Beach junto a su hijo.

“Es perfecto, como en Europa”, señaló la finlandesa Toula, que prefirió no dar su apellido, también a su llegada a la estación de Miami, con un regalo en las manos otorgado por la compañía y mientras observaba la actuación de la agrupación Sons of Mytro, uno de los actos musicales programados a lo largo del fin de semana.

Tras los viajes inaugurales del sábado, y con precios reducidos que se mantendrán durante las próximas semanas, Brightline tiene previsto aumentar la frecuencia de trenes entre las tres ciudades y, más adelante, expandir el servicio hacia ciudades como Orlando, en el centro del estado, o Jacksonville, en el noreste de Florida.

Toda la información que necesitas sobre Miami la encuentras en AccesoMiami.com

La premisa es que las futuras estaciones impliquen distancias “muy cortas para volar y muy largas para manejar”, como dijo el presidente de la compañía, Patrick Goddard, quien se mostró emocionado por la “abrumadora respuesta” que ha tenido el lanzamiento del servicio.

Muy común en grandes ciudades de Europa y Asia, una red ferroviaria de alta velocidad ofrece “fiabilidad” y encaja con el estilo de vida actual, en el que trabajador moderno está en movimiento, quiere ser productivo mientras se desplaza y busca evitar el tráfico de vehículos, destacó el empresario.

El presidente de Brightline señaló que Estados Unidos cuenta con una buena red de trenes de carga, pero, salvo quizás “el corredor del noreste”, no ocurre lo mismo en el caso de transporte ferroviario de pasajeros, para la que hay una “buena infraestructura”, pero vieja y a la que le urgen mejoras.