Advertisement

Un accidente entre dos trenes de cercanías en el estado de Río de Janeiro causó anteanoche 229 heridos, la mayoría con lesiones leves, tras lo cual autoridades impondrán sanciones a un servicio cada vez más cuestionado por sus máquinas vetustas.

El choque, que se registró hacia las 20:20 hora local, involucró a un tren que embistió por detrás a otro que dejaba pasajeros en una estación de Mesquita, a 34 kilómetros de Río de Janeiro.

Advertisemen

Hasta ayer, cinco personas seguían internadas, aunque su condición es estable.

Los bomberos auxiliaron en el lugar a decenas de pasajeros que lograron salir de los vagones estropeados. Varios de ellos denunciaron a la prensa haber sido víctimas de robos por delincuentes que ingresaron a los trenes tras la colisión.

Criticada por sus muchas unidades vetustas y sin aire condicionado, en el que viajan apiñados los pasajeros en horas pico, el sistema de trenes suburbanos moviliza a diario unas 620.000 personas entre Río y localidades vecinas.

A raíz del accidente el servicio ferroviario fue suspendido temporalmente en uno de los tramos de la ruta. La empresa Supervia, responsable del sistema, retomó ayer las actividades tras retirar los trenes impactados.