Advertisement

El Departamento de Agricultura (USDA, por sus siglas en ingles) presentó el jueves una nueva regla que endurecería los requisitos de trabajo para los millones de personas que acceden a cupones de alimento y limitaría cuánto control tienen los estados para emitir exenciones.

El departamento, responsable por el Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria (SNAP) referido comúnmente como el programa de cupones de alimentos, presentó la propuesta bajo dirección del presidente Donald Trump. La nueva regla busca motivar a las personas a ser “autosuficientes” y les ahorraría a los contribuyentes unos 15 mil millones de dólares en los próximos 10 años, escribió el secretario de Agricultura, Sunny Perdue, en un artículo de opinión para el diario USA Today. Los demócratas y otras organizaciones han advertido que la medida podría afectar a los más necesitados.

Advertisemen

“El objetivo de la regla es restaurar el sistema a lo que estaba destinado a ser: asistencia en tiempos difíciles, no dependencia de por vida”, indica USDA en un comunicado emitido el jueves.

La regla se centra en los requisitos del programa relacionadas con el trabajo para adultos sanos, sin discapacidad, entre 18 y 40 años, que no tengan dependientes. No aplicaría a los ancianos, discapacitados o mujeres embarazadas.

Bajo la actual ley federal, ese grupo debe trabajar al menos 80 horas mensuales para recibir beneficios por más de tres meses durante un período de tres años. Las regulaciones actuales permiten que los estados emitan exenciones a los requisitos de trabajo si el índice de desempleo en el área es 20% más alto que el índice nacional. Bajo la nueva propuesta, los estados solo podrían emitir exenciones trabajo si una ciudad o condado tiene un nivel de desempleo de al menos 7%.

El índice de desempleo actual es de 3,7%, según la Oficina de Estadísticas Laborales. Por lo que bajo las nuevas regulaciones requieren que el índice sea casi el doble, lo que restringiría las habilidades de un estado para emitir las exenciones.

Actualmente, los estados también pueden otorgar extensiones a los beneficios del 15% de su población adulta elegible para trabajar sin una exención. Si un estado no utiliza este 15%, pueden acumularlas para distribuir en otro momento. Bajo la nueva propuesta también quedaría prohibido este acto.

USDA indica que bajo esta medida se asegurarían que las provisiones de trabajo son eximidas solo cuando es necesario, motivando a los estados a enfocarse en ayudar a los participantes en encontrar un camino a la autosuficiencia.

Unas 750,000 personas que calificaron para la exención bajo los actuales requisitos estarían en riesgo de perder asistencia, reportó el diario Washington Post.

Por su parte, Perdue dijo que “la dependencia de largo plazo en la asistencia del gobierno nunca ha sido parte del sueño estadounidense”.

“Mientras aseguramos que los beneficios estén disponibles para quienes de verdad lo necesitan, debemos alentar a los participantes a que tomen medidas proactivas hacia la autosuficiencia”, agregó Perdue.

El programa beneficia a unos 40 millones de personas en todo el país, según cifras oficiales. En 2016, bajo este programa casi 4 millones eran adultos sanos, sin discapacidades y sin dependientes, de los cuales casi el 74% no estaba trabajando, según cifras del departamento.

La noticia de la propuesta llega el mismo día que se espera el presidente firme un proyecto de 800 mil millones de dólares para la Ley Agrícola, que no incluirá cambios significativos al programa de cupones, pese a los esfuerzos de la Casa Blanca.

Las propuestas de ley que la Casa Blanca apoyó en el Congreso incluían modificaciones significantes al programa de cupones de alimentos. Pero la versión final votada en ambas cámaras del Congreso tras meses de debate no incluye estos cambios. Por lo que el presidente utilizó su autoridad ejecutiva para instruir al Departamento de Agricultura de implementar los cambios.

“[La ley] envía un mensaje cruel a los más necesitados en esta temporada de fiestas, no de esperanzas y buena voluntad sino de mayor hambre y dificultades”, dijo James Weill, presidente de la organización sin fines de lucro, Food Research and Action Center, que trabaja para erradicar el hambre y la desnutrición entre los más necesitados.

Weill dice que la propuesta disminuiría la asistencia alimentaria para los desempleados en áreas donde no se ofrecen suficientes trabajos.

“La Administración ahora propone politizar el proceso a nivel estatal, reducir la capacidad de los estados para seguir las intenciones del Congreso, y restringir arbitrariamente la capacidad de los estados para emitir exenciones al límite de tiempo en áreas con empleos insuficientes.

Robert Greenstein, presidente del grupo con tendencia de izquierdista liberal, también criticó la medida.

“La mayoría de estas personas no son elegibles para ninguna forma de asistencia en efectivo del gobierno porque no son ancianos, no tienen discapacidades graves o no están criando hijos menores de edad”, dijo Greenstein en un comunicado. “Para muchos de ellos, SNAP es la única asistencia que pueden recibir para llegar a fin de mes”.

El Departamento de Agricultura abrió un período de comentarios de 60 días hasta que se publique la regla en el Registro Federal.