Advertisement

El administrador de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), Brock Long, cuestionó la relevancia de los estudios independientes que vinculan miles de muertes a las secuelas del huracán de septiembre pasado en Puerto Rico, haciendo eco a las críticas del presidente Donald Trump a estos hallazgos, mientras el huracán Florence sigue golpeando las Carolinas.

Apareciendo en el programa Meet the Press de la cadena estadounidense NBC, Long defendió al presidente por su respuesta al huracán María el año pasado y argumentó que los hallazgos de múltiples estudios académicos estaban “por todos lados”.

Advertisemen

“Creo que el presidente está siendo sacado de contexto allí”, dijo Long. “Quiero decir, hablé con el presidente todos los días esta semana y con la secretaria de Seguridad Nacional, y discutimos lo que estamos tratando de hacer como resultado del año pasado”.

“No sé por qué se realizaron los estudios”, dijo Long cuando se le preguntó acerca de las declaraciones de Trump de que el estudio fue “realizado por los demócratas con el fin de hacerme ver lo peor posible”.

“Lo que tenemos que hacer es descubrir por qué las personas mueren a causa de las muertes directas, que son el viento, el agua, las olas, los edificios colapsando”, dijo Long.

“Los números están por todas partes. FEMA no cuenta las muertes. Y si tomas lo que está pasando con Florence, las muertes que son verificadas por los forenses locales del condado son las que tomamos”.

Un estudio de la Universidad George Washington (GWU, por sus siglas en inglés), que fue blanco específico del presidente en los últimos días, relacionó aproximadamente 2.975 muertes con el huracán María del año pasado. El gobierno de Puerto Rico encargó ese estudio por más de 300 mil dólares.

Si bien el hallazgo del estudio fue mucho más alto que el conteo inicial de 64 muertes, el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, aceptó el análisis de la George Washington y declaró que una cifra más alta es un “hecho” en un comunicado esta semana en respuesta a las críticas de Trump.

Los primeros estudios han estimado diferentes porcentajes de muertes, algunos más altos que el estudio de la George Washington y otros más bajos. Pero todas las estimaciones están por encima del conteo inicial de 64 muertes.

El domingo, Long intentó distinguir las muertes directas de las “muertes indirectas”, argumentando que solo había un vínculo tenue entre esas y el huracán y la respuesta del gobierno federal.

“El estudio de GWU analizó lo que sucedió seis meses después del hecho”, dijo Long.

“Es posible que veas más muertes indirectamente a medida que pasa el tiempo porque las personas tienen ataques cardíacos debido al estrés, se caen de su casa tratando de arreglar el techo, mueren en accidentes automovilísticos porque atravesaron una intersección donde los semáforos no funcionaban”, dijo.

Agregó que la agencia analiza “todo tipo de estudios” y señaló que mientras las tasas de abuso conyugal aumentan después de los desastres, “no se puede culpar a nadie por el abuso conyugal después de un desastre”.

Long elogió al presidente por su apoyo a FEMA, incluida la respuesta en curso en las Carolinas, donde Florence continúa batiéndose. “Una cosa sobre el presidente Trump es que probablemente sea el único presidente que haya tenido más apoyo para lo que sucede aquí. Y creo que está a la defensiva porque sabe cuán duro estos tipos detrás de mí trabajan día tras día por una situación muy compleja.”

Cuando Florence se acercaba a la costa esta semana, Trump volvió al tema de las criticas por la respuesta de su administración al huracán en Puerto Rico hace un año.

Tildó la reacción del gobierno federal como un “increíble éxito no reconocido” durante una sesión informativa el martes, y cuestionó la validez del estudio de George Washington en los días siguientes.

El domingo, Long también negó reportes que la Secretario de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, recientemente le pidió que renunciara en medio de una investigación sobre si utilizó vehículos del gobierno para ir a su casa en Carolina del Norte los fines de semana.

El diario Politico informó por primera vez sobre la existencia de la investigación, y el periódico Wall Street Journal informó el viernes por la noche que la Casa Blanca había discutido la posibilidad de reemplazar a Long incluso cuando se preparaba para enfrentar a Florence.

Al decirle al periodista Chuck Todd de NBC que no renunciará, Long defendió su conducta.

“Déjenme seguir y aclarar todas las noticias. La secretaria Nielsen nunca me ha pedido que renuncie. Tenemos una relación muy funcional y profesional. Hablamos todos los días. Estamos totalmente centrados en Florence”, dijo.

“Tengo un papel muy crítico e importante para asegurarme de que este gobierno funcione en el peor día de la nación a través de la continuidad del gobierno. Estos vehículos están diseñados para proporcionar comunicaciones seguras y el programa se desarrolló en 2008. Funcionó para mí de la misma manera que funciona para cualquier otro. Entiendo que tal vez algunas políticas no se desarrollaron en torno a estos vehículos, lo que vamos a aclarar “