Advertisement

Arabia Saudita dijo el domingo que rechaza cualquier amenaza de sanciones económicas o presión política sobre el caso de la desaparición del periodista Jamal Khashoggi y añadió que tomaría represalias en consecuencia, de acuerdo con un comunicado en la agencia oficial de noticias saudí atribuido a “un funcionario”.

En una escalada de la creciente brecha entre Arabia Saudita y algunos de sus aliados occidentales, el reino dijo también que “si se toman acciones (en contra), responderá con mayor acción”.

Advertisemen

“También afirma que la economía del reino juega un papel vital e influyente en la economía global y lo único que impactará la economía del reino es la economía global”, dice el comunicado.

El comunicado no menciona específicamente a Khashoggi, quien desapareció después de ingresar al consulado de Arabia Saudita en Estambul, Turquía, el 2 de octubre para obtener documentos para su futuro matrimonio con su prometida turca Hatice Cengiz.

Khashoggi, columnista del diario The Washington Post y conocedor de la realeza saudita convertido en crítico, no ha sido visto en público desde que entró al consulado hace casi dos semanas.

Su desaparición ha generado condena internacional y provocado advertencias por parte del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de un “severo castigo” si se descubre que Arabia Saudita está detrás de su muerte.