Advertisement

El 6 de agosto del 2016 las imágenes mostraron al mundo lo que ya era vox populi: la migración ilegal de venezolanos por mar hacia Curazao era un hecho innegable, movidos más que todo por la necesidad que los agobia en su país.

Advertisemen

Un fenómeno que algunos han comenzado a compararlo con Cuba.

“De ahí que algunos comenzaron a hablar de “los balseros venezolanos”, dice Rafael Andrés, un pescador venezolano.

Quisimos venir en persona a Curazao a comprobarlo y lo que conseguimos realmente nos impresionó.

En Curazao las autoridades dicen no saber con precisión cuántos venezolanos están haciendo vida ilegalmente allí. Lo que sí saben es que la situación podría empeorar. En los últimos tres meses allí han visto un incremento en el número habitual de venezolanos que llegan ilegalmente por mar.

Es un viaje que se realiza en lancha por siete horas, proporcionado por pescadores en Venezuela. Traer gente a Curazao cuesta unos $200 dólares por persona.

Muchos salen de las costas de Falcón, en la zona noroccidental de Venezuela, hasta la zona curazoleña de Punda.

La Guardia Costera nos llevó al sitio donde hace poco detuvieron a otro grupo de venezolanos, que generalmente son dejados en la orilla por los traficantes.

“Balseros venezolanos” en Curazao: el rostro de una crisis