Brasil resiente el peso de la pandemia

0
110
Voluntarios de una iglesia cristiana sirven alimentos a personas sin hogar durante una cuarentena para ayudar a detener la propagación del coronavirus, en Sao Paulo, Brasil, el lunes 27 de abril de 2020. (AP Foto/André Penner)

(AP) — Brasil se encamina a convertirse en uno de los países más golpeados por el coronavirus. El número de casos está creciendo mientras la nación está sumida en la discordia política por la respuesta que ha dado a la pandemia, lo cual amenaza con abrumar los hospitales, las morgues y los cementerios.

LA NACIÓN

Brasil es el país más grande de América Latina tanto en población (211 millones de habitantes) como en tamaño. Es conocido por su playa de Copacabana y un coctel llamado caipirinha, y su enorme territorio abarca amplias selvas, incluyendo la mayor parte de la cuenca del Amazonas, y una extensa costa. Cuenta también con una de las economías más grandes del mundo y es por mucho el país con mayor poder e influencia entre sus vecinos de la región.

LA SITUACIÓN DEL CORONAVIRUS

Brasil ha registrado al menos 67.000 casos y 4.500 fallecimientos por el coronavirus. Los expertos de salud prevén que el número de infecciones sea mucho más elevado de lo que se ha reportado debido a que se ha aplicado un número insuficiente de pruebas, y con demoras. Casi todos los estados brasileños han implementado medidas de confinamiento, algunas de ellas hasta mediados de mayo.

EL CORONAVIRUS Y LA POLÍTICA

Sin embargo, el presidente Jair Bolsonaro ha minimizado los pronósticos de que el virus causará estragos en el país, y lo ha llamado “una gripita”. Dice que sólo los brasileños que corren un riesgo elevado deberían estar aislados. La posición de Bolsonaro es muy parecida a la de su homólogo estadounidense Donald Trump, quien ha estado haciendo énfasis en la necesidad de que la gente vuelva a trabajar mientras el desempleo llega a los niveles de la Gran Depresión.

CRISIS POLÍTICA

Mucho antes de la fecha en que las autoridades de salud dicen que la pandemia alcanzará su punto máximo en Brasil, Bolsonaro despidió a su ministro de Salud a mediados de abril. La destitución del popular encargado de la respuesta a la crisis de salud en el país se dio tras una serie de desacuerdos entre ambos sobre las medidas para contener el coronavirus. El mandatario lo reemplazó con un partidario de reactivar la economía. Muchos habitantes protestaron dando cacerolazos desde sus ventanas.

SITIOS MÁS PROBLEMÁTICOS

Autoridades de salud de Río de Janeiro y de al menos otras cuatro grandes ciudades han advertido que sus sistemas de hospitales están a punto del colapso, o ya demasiado abrumados para poder aceptar a nuevos pacientes. En Manaos, la ciudad más grande de la Amazonia, las autoridades dijeron que un cementerio se vio obligado a excavar fosas comunes debido al elevado número de muertes. Los trabajadores han estado enterrando 100 cadáveres diarios, el triple del promedio previo a la llegada del virus.